La Mesa de Empleo y Recursos Humanos de Madrid Foro Empresarial ha alertado ante el incremento del absentismo laboral, un problema que la organización empresarial considera de “vital importancia”, dada su incidencia en la sostenibilidad del sistema y por el coste que genera en el tejido empresarial. Según un estudio encargado por Madrid Foro Empresarial, la previsión para el 2019 es “un incremento en el coste de prestaciones económicas para la Seguridad Social de otro 8%”. Para esta organización, en 2018 el coste por este motivo se ha incrementado un 14%, llegando a la cifra récord de 7.900 millones de euros. La previsión para el 2019 es un incremento en el coste de prestaciones económicas para el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) de otro 8%, alcanzando los 8.600 millones de euros y los 1.200 millones de euros en la Comunidad de Madrid, lo que conduce a “hacer imprescindible la puesta en marcha de estos planes de acción”.

Los empresarios denuncian el absentismo entre los trabajadores y el tiempo perdido en la jornada laboral diaria, pero rara vez hablan de las horas extraordinarias que no se contabilizan y que se escamotean a los empleados. Cada trabajador pierde al mes una media de 16,8 minutos por absentismo laboral (justificado y no justificado) pero dedica 45 minutos a horas extras no pagadas, es decir, que en términos netos las empresas deben a los empleados una media de 28 minutos efectivos mensuales, según un informe de CC.OO.

“El absentismo es un problema residual en España”, asegura la economista del Gabinete Técnico de la federación de servicios a la ciudadanía de CC.OO, Paloma López. El informe sobre absentismo laboral elaborado por la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CC.OO también detalla que la tasa de absentismo laboral en España se situaría en el 14% si se cruzan las horas no trabajadas y pagadas con las horas pactadas en el contrato. Para el sindicato, “la patronal intenta transmitir a la opinión pública la idea de que el absentismo representa un problema importante para la economía de nuestro país, que es un grave problema para la competitividad empresarial o que supone un alto coste para la sociedad”.

“España no es un país absentista”, asegura el responsable del Gabinete Técnico y secretario de Empleo de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CC.OO, Juan Manuel del Campo, quien ha explicado que, según Eurofound, España es el quinto país de la Unión Europea con menos absentismo por enfermedad, por delante de Alemania, Suecia o Noruega. Estos datos se contraponen con la creciente preocupación de los trabajadores españoles por las consecuencias del trabajo en su salud, ya que el 38% considera que su estado de salud se ve afectado gravemente por su trabajo, el tercer mayor porcentaje de la Unión Europea después de Letonia y Eslovenia.

Los datos desmienten a la patronal. El 73% de los trabajadores no ha faltado ningún día a su puesto laboral en los últimos doce meses por motivos de salud, frente al 55% de la media de la Unión Europea. Desde el sindicato remarcan la controversia que existe respecto al fraude en las bajas, ya que mientras algunas encuestas recogen que los casos fraudulentos por incapacidad temporal rondan el 40%, los datos recogidos por CC.OO reflejan una cifra que no supera el 4%.

Por este motivo, el sindicato ha denunciado que se hayan utilizado cifras sesgadas para justificar la firma de convenios con los servicios de salud con el objetivo de disminuir el fraude en las bajas laborales y que han supuesto un gasto de 300 millones de euros anuales. Además, desde CC.OO se ha remarcado que en muchos estudios e informes oficiales que se publican desde el mundo empresarial se está identificando absentismo laboral con baja por enfermedad, permisos de maternidad y paternidad, compensación por horas extraordinarias u horas de representación sindical reconocidas en los convenios.

Según el Foro Empresarial, el comportamiento del absentismo es “cíclico” y evoluciona de forma inversa a la crisis, de modo que cuando se incrementa el paro se decrementa el absentismo. Sin embargo, en el último ciclo 2014-2017 la salida de la crisis ha generado un incremento de un 53%, alcanzando en 2017 el coste de la prestación económica por contingencia común a la Seguridad Social unos 6.900 millones de euros a nivel nacional y más de 1.000 millones de euros en la Comunidad de Madrid.

“Estos datos ponen de manifiesto la necesidad plantear posibles medidas estructurales a nivel de gobierno, pero mientras se valoran, las empresas han de poner en marcha planes de mejora de absentismo que tengan un impacto positivo en la mejora de la salud de los trabajadores y un impacto directo en los costes directos y de productividad que genera a las compañías, requiriendo de las mutuas de accidentes de trabajo el máximo soporte técnico y de gestión sabiendo que la normativa que las regula está pendiente de desarrollo reglamentario”, asegura esta organización. Los planes han de incidir tanto en aspectos operativos de seguimiento y apoyo como en desarrollo de actividades formativas, herramientas de gestión, planteamiento de campañas de promoción de la salud o contratación de empresas especializadas de soporte. Las generaciones Z e Y presentan mayor absentismo en hombres y la X, BabyBoomers y Veteranos, en mujeres.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre