Muchos medios de comunicación dependen de la publicidad institucional para sobrevivir

He venido colaborando con “La Gaceta” de Salamanca desde hace muchos años, cuando su cabecera era “La Gaceta Regional”, periódico de tendencia conservadora muy a tono con su población mayoritariamente de este signo. Fundada en 1920 por el banquero salmantino Matías Blanco Cobaleda, y en actualidad pertenece a un grupo de empresarios salmantinos, que la salvó económicamente, entre los cuales estaba Manuel Estévez, poniendo cada uno 250.000 pts. de su tiempo que era mucho dinero.

Todos los periódicos tienen sus duendes que son los que manejan el cotarro, casi siempre invisible, pero notorios. Y “La Gaceta” no iba a ser menos. Como decía, he venido remitiendo artículos desde 1970, con grandes intervalos por haber estado fuera muchos años. En 2019 empecé a remitirles algunos que me parecían de interés, y así me lo agradecía David Risueño, uno de sus periodistas, que un día me dijo que no mandara más. Los duendes habían actuado. Y la guadaña de la Plaza Mayor hizo de los suyas. Manuel Estévez realizó sus averiguaciones, con un resultado que vino a coincidir con mis suposiciones, y ahí quedo todo. Algunos salmantinos que gustaban de mis temas, se interesaron por su ausencia, y solo les pude hablar de los duendes de la prensa.

Manuel falleció a consecuencia del dichoso coronavirus, y redacté la nota necrológica para tal periódico, que remití por el conducto de siempre, con el ruego de su publicación, cosa que no se consiguió porque llevaba mi firma. Los duendes deben de ser poderosos porque impidieron que la nota necrológica se publicara. ¡Que habría pensado Manuel de la dirección de un periódico que subsiste gracias a él y a otros como el?

No soplan buenos vientos sobre la prensa escrita dada la abundancia de duendes con tendencias que mueven hilos inconfesables, que les suelen llevar por mal camino, porque atentan a la libertad de prensa que es eje fundamental sobre el que debe girar un buen periodismo, libertad que  hoy está secuestrada por intereses económicos y de partido. Se queja la prensa actual de su desafortunado devenir, pero han de buscar las causas en ella misma. La Gaceta abría desaparecido como  “El adelanto” que era mucho más antiguo y arraigado, fundado en 1883. Creo que hemos conocido tiempos mejores con prensa responsable  y más cuidadosa con la libertad de expresión de ineludibles presencia en los medios a través de los cuales se ha venido prestando un gran servicio en la formación y cultura del pueblo.

 La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FADE), ha manifestado su preocupación ante el deterioro de la libertad de prensa y libre ejercicio del periodismo, donde se ha llegado al veto de periodistas y a los medios, para excluirlos. Estamos asistiendo a polémicas varias, entre periodistas que intentan defender su profesión frente a los ataques de algunos políticos. ¿Quién ganará? Se cruzan apuestas sobre su resultado final.

Y una anécdota: Unamuno fue acusado por el Ministerio Fiscal y juzgado por la Audiencia de Valencia en 1920, por injurias a la magistratura. Él  se defendió amparándose en la libertad de prensa y Sala le absolvió, bajo el criterio oficioso de que Don Miguel escribía todos los días, y la lucha sería desigual.

El poder de la prensa es enorme, grande y fundamental. Edmund Burke en 1787 en la Cámara de los Comunes de los Comunes del Reino Unido, concluyó su discurso refiriéndose a los tres poderes del Estado, indicando que en la tribuna de prensa dónde estaban sentados los periodistas estaba el cuarto poder, qué de lejos, era el más importante de todos ellos.

Y puede decirse que ha escrito la historia de los últimos siglos. En nuestra transición democrática ha jugado con fuerza. Y son muy pocos los que discuten su influencia. Ha habido de todo, pero le se ha de reconocer la superioridad. Ya pronosticó Burke, que era de lejos, el mas importante de los poderes. Los sobrepasa y por eso están atentos a su información, desean dirigirla, mercadean en su entorno, y en cierto modo la temen.

Por ello hay que tratar de dominar a los duendes.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. TODA MENTIRA ES CAMINO DEL ODIO, ¡TODA!
    Y ÉSA ES LA ÚNICA MALDAD QUE MATA.
    Los intelectuales tienen su canción mentirosa mientras el mundo o lo esencial agoniza. TODOS SE CREEN SENSIBLES Y ARTISTAS Y “GRANDES”. Sí, cada ser humano se cree inteligente, pero en verdad no lo es. Cada ser humano se cree justo, pero en verdad no lo es. Cada ser humano se cree respetuoso con cualquier bien, pero en verdad no lo es, ¡no! El ser humano se cree todo eso porque, en claro, se remite siempre a su ego vanidoso y a su antropocentrismo. Pero, para ser sensible de una cosa A, objetivamente tienes que ser consciente de la cosa A (esto un tonto lo sabe), pero nunca los seres humanos son conscientes de la cosa A; al contrario, ellos si pueden la patean, la putean, la crucifican, la niegan y la hacen agonizar de la manera más fría e inconsciente. La verdad es que el que sí es sensible es ése que acabas de silenciar o de vetar-fusilar inhumanamente, pues el que es sensible siempre está silenciado, desprotegido, agonizado y apuñalado por seguro por ti cada instante ante tantísimos intereses que mandan, y a ti sí y sí cien mil veces te tienen a sus órdenes (¡ésa es la transparente y pura verdad!, o la pobre verdad… si no la matan dentro de poco también los HdP). http://delsentidocritico.blogspot.com/ José Repiso Moyano

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre