Aragonés pretende acercar posturas a la CUP, su futuro socio de Gobierno.

Después de una semana de disturbios en Cataluña por la sentencia al rapero Hasél, y en defensa de la libertad de expresión, el vicepresidente del Gobierno de la Generalitat,

Pere Aragonés, compareció en rueda de prensa para, por un lado, pedir a los manifestantes que el derecho a protesta se ejerza “con calma” y, por otro, aplazar cualquier debate que tenga que ver con la seguridad al “marco de la nueva legislatura que pronto comenzará”. Mostraba el vicepresidente, de este modo, una clara intención de no provocar tensiones con la CUP; socio imprescindible de ERC para la futura legislatura.

Comprensión con los manifestantes

Aragonés, a diferencia de otras fuerzas políticas, se ha mostrado comprensivo con el enfado de los manifestantes y ha apelado a la “responsabilidad política” y a la “serenidad” para atender correctamente“ el origen del malestar que hay en amplios sectores de la sociedad”. El vicepresidente de la Generalitat ha ido más allá del alcance de las protestas definiendo la actual situación como un momento en el que hace falta “trabajar firmemente para evitar la precariedad, revertir las desigualdades y ofrecer perspectivas de futuro e igualdad de oportunidades”. Aragonés se abstenía de criminalizar unas protestas que representan a un sector del electorado cercano, en muchos sentidos, a los anticapitalistas.

Rechazo a los enfrentamientos

El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat continuó refiriéndose a los disturbios de manera preocupada, pero comprensiva: “La pandemia ha provocado un agotamiento en una parte muy relevante de la población, pero no saldremos de esta situación con enfrentamientos contra edificios, contra trabajadores públicos o contra los establecimientos que son el lugar de trabajo de mucha gente”, aseguraba.

Investigación a los mossos

El cuerpo de los Mossos ha sido objeto de crítica en estos días, sobre todo al resultar herida una joven manifestante y perder un ojo, supuestamente, por una pelota de foam disparada por los antidisturbios. “Si han habido actuaciones que hayan podido ser incorrectas se analizarán y se actuará de acuerdo con los procedimientos establecidos para las buenas praxis”, manifestaba Aragonés. Aunque, como servidor institucional, también reconoció el papel de las fuerzas de seguridad expresando el apoyo del Gobierno catalán a “la totalidad de los servidores públicos que trabajan para garantizar la seguridad, la salud y por velar por un espacio público que es de todos”. La situación generada por los disturbios coloca a ERC en un difícil equilibrio entre la defensa institucional de la seguridad y la defensa de unas protestas que son defendidas por su futuro socio de Gobierno. Así que, las declaraciones de Aragonés fueron medidas, prudentes y no contentaron a nadie.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. El separatismo ha perdido el 30% (casi 1 de cada 3) de los votos que obtuvo en 2017: de 2.079.000 a 1.456.000, més de 623.000 catalans han dit adéu al prusés, la secesión ya no les ilusiona, no ven necesario movilizarse. Otto Von Bismarck : «España es el pais más fuerte del mundo: los españoles llevan siglos intentado destruirlo y no lo han conseguido».

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre