El Partido Popular y Ciudadanos, con la ayuda de Vox, promoverán una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, contra el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, y su actuación para impedir que la vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez, bajara del avión la pasada semana en suelo español y burlara la decisión de la UE de pisar suelo comunitario.

Diario16 ha encontrado los diez fake de la derecha sobre lo ocurrido en Barajas

Diario16 ha encontrado los diez fake en los que se basa la derecha para distorsionar lo ocurrido en el aeropuerto de Barajas entre Ábalos y la vicepresidenta Rodríguez:

  1. No hubo reunión

La derecha repite una y otra vez que Ábalos celebró una reunión oficial con la vicepresidenta de Maduro.

El ministro ha confirmado a diario16.com que “una reunión no se improvisa y se llevan temas que tratar y yo no tenía nada que tratar con esta señora salvo garantizar el tránsito de su viaje fuera de España y Europa”.

  1. No fue un “encuentro indigno”

De “encuentro indigno” tacha la derecha -PP, Cs y Vox- que Ábalos subiera al avión para pedir exactamente a la vicepresidenta Nancy Rodríguez que: “Lamento esta situación tan violenta pero sabes que no puedes bajar”

  1. De evitar un conflicto diplomático a la acusación de provocarlo

Para la oposición de derechas Ábalos ha provocado un conflicto diplomático.

La realidad es que el ministro de Transporte y número dos del PSOE impidió exactamente que tuviera lugar un conflicto comunitario en suelo español, que es lo que hubiera ocurrido si Rodríguez hubiera bajado de ese avión.

  1. Mantener en secreto

El PP insiste y repite, porque una mentira repetida muchas veces puede parecer una verdad, que el Gobierno trató de mantener en secreto ese encuentro entre Ábalos y la vicepresidenta venezolana.

La realidad es que la labor diplomática, en España y en el mundo, requiere de prudencia y realizar los pasos oportunos sin luz ni taquígrafo. Así se ha hecho siempre en Democracia, tanto en los gobiernos de González, como Aznar, Zapatero, Rajoy y Sánchez.

  1. Tensiones en el Gobierno

La opinión pública y publicada de derechas, alentada por el PP, ha lanzado el mensaje de que esta situación ha causado tensiones en el Gobierno.

Fuentes ministeriales confirman a nuestro medio de forma textual que: “No hay ninguna tensión en el gobierno. Todo lo contrario”. Afirmación que ha sido corroborada a Diario16 tanto por el PSOE como Podemos.

  1. Malestar en Europa

A pesar de que se ha tratado de hablar en nombre de la UE para afear la conducta de Ábalos, lo cierto es que Europa cierra filas y no ha soltado ni una sola crítica contra el ministro de mayor confianza de Pedro Sánchez.

  1. Reunión en Moncloa para valorar la dimisión de Ábalos

Otra de las fake en torno a este asunto diplomático. Nunca se valoró pedir al ministro su dimisión. Es probablemente la persona más cercana al presidente Sánchez.

  1. No respaldo de España al Presidente encargado de Venezuela

Estos días la derecha trata de poner contra las cuerdas al Gobierno de Sánchez ante la comunidad internacional, como si el Ejecutivo español no reconociera a Guaidó.

Lo cierto es que el Gobierno español apoyó y respaldó la decisión de la UE -entonces con Josep Borrell como ministro de Exteriores del Ejecutivo- de reconocer a Guaidó como “presidente encargado de Venezuela”.

La UE, con este voto de confianza, exigía a cambio la convocatoria de elecciones con garantías de Democracia y Libertad. Aún no se han celebrado

  1. Hoy por hoy se ignora que la organización que acredita los estados y su representación, la ONU, reconoce a Nicolás Maduro como el presidente de Venezuela.
  2. Intereses comerciales de España en Venezuela

Existen importantes intereses del mundo empresarial español con Venezuela, y cuando hay que intervenir con diplomacia para solicitar que se realice un pago millonario desde estamentos oficiales, no hay más remedio que negociar esta situación con el Gobierno de Maduro. Algo que la derecha se empeña en ignorar contar, aunque el propio PP ha tenido que realizar más de una vez esta labor en favor de la economía española. Eso sí, sin luz ni taquígrafos -como se hace la labor diplomática- y sin ataques de la oposición de la izquierda.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre