Hace poco tuve una conversación con la esposa de un cargo medio, en la cual le manifesté que la preocupación más importante que debíamos afrontar como sociedad era defender nuestro Estado del Bienestar por delante de las emisiones de gases contaminantes, no digo que la segunda no sea importante, pero en mi opinión, son maniobras distractorias para desviar nuestra atención de lo primordial, primero solucionar nuestra delicada situación social, después lo que venga, su respuesta fue “No tenemos las mismas preocupaciones”.

La verdad nuestra situación socio económica dista mucho de ser la misma, pero debemos empatizar con quienes peor lo están pasando en nuestra sociedad, es curioso que teniendo una situación económica más holgada y sin haber sufrido las consecuencias de la crisis económica, no valore las prioridades que debemos afrontar.

Los cargos medios en las empresas, gozan de un “estatus privilegiado”, solo por dos motivos, sus salarios son mayores que la mayoría de nosotros y además sus manos están impolutas, mientras que las nuestras están laceradas por el trabajo duro.

Es lo único que nos diferencia, a veces se creen de mejor familia, mirándonos con desprecio y, o tan solo disfrutan de su nivel y olvidan estúpidamente de dónde han venido, la mierda que han comido y quiénes son de verdad, pobres hartos de pan.

Siendo intermedios, están por encima de nosotros los obreros, pero no son empresa, tan solo son curritos como cualquiera.

Su función es ejercer de brazo ejecutor, como los capataces de antaño, jodernos a los obreros imponiendo la voluntad del patrón, algo así como un compañero traicionero que nos vende a los romanos por una miserable comisión.

Reconozco que los hay pocos, con pantalones y huevos que velan por los intereses no de sus “subalternos” sino de nosotros, sus “compañeros”, luchando por nuestra situación laboral y económica, como verdaderos representante, porque tienen muy clara su conciencia de clase, mis aplausos y respetos.

Solo hay dos caminos para comprender la causa y lucha obrera, haber sido jodido por el capital o en su defecto, sin haber padecido esas putadas, empatizar con los más desfavorecidos y perjudicados de la sociedad.

Es imposible no sentirse identificados, todos somos la misma chusma, ¿Porque tengas 4 duros vales más que yo?, ¿Eso te hace mejor persona?, Acomodado si, pero mejor persona lo dudo mucho, lo que te hace es ser un puto borrego vendido al capital, eso sin duda alguna.

Lo tienen todo, lujos, coche último modelo, las damas son todo un escaparate de silicona, complacen sus antojos, pero en el momento en que el voraz sistema les arrebate todo, solo dejará de ellos recipientes vacíos porque no han cultivado lo más importante, su humanidad y empatía hacia sí mismos y los demás.

Es verdad, le doy toda la razón, nuestras preocupaciones son muy diferentes, las mías son personales, familiares y sociales, defiendo a ultranza nuestro Estado del Bienestar, mientras que las de estos curritos se sustenta en los placeres vacuos que les permite su posición económica.

Tan solo sois simples desgraciados como los demás que os vendéis por unas pocas monedas, olvidando vuestras raíces y quiénes sois en realidad, apretándonos, jodiéndonos y chivándose de nosotros los obreros rasos que solo buscamos que nos traten con humanidad, que exigimos condiciones y salarios dignos para vivir como personas, no para mal vivir como perros, puteados por el capital.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Mi abuela,que era una mujer que había sufrido los sinsabores de la ruina de su padre,un próspero comerciante, por avalar a alguien,decía que no había cosa peor que “un pobre jarto pan”. Esta frase,que puede sonar chocante de entrada, viene a referirse a quienes han accedido a un cierto nivel, olvidando de dónde vienen y como bien dices,Felipe, demandando de pronto otras necesidades,porque las básicas las cubrieron y ya no recuerdan que hay personas que siguen necesitándolas ni solidarizándose con ellas.
    Es lícito y justo acceder a un estatus superior pero no es humano,ni ético siquiera,olvidarse de quienes siguen luchando por conseguirlo

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre