Los cuatro hermanos menores de edad que convivieron con sus padres muertos durante al menos cuatro días en su vivienda de la pedanía de La Zarza, perteneciente al municipio onubense de Calañas, vivirán juntos, como así lo han reclamado los niños de forma insistente a los servicios sociales de la Junta de Andalucía. Será la Administración autonómica la que decida esta misma semana si los cuatro hermanos quedan finalmente bajo la tutela del Servicio de Protección de Menores o del padre biológico de tres de ellos, que se ha hecho cargo de su cuidado y mantenimiento de forma temporal hasta que la comisión provincial de menores decida su futuro.

El padre biológico de tres de los cuatro niños había iniciado hace más de un año una disputa legal con la madre fallecida este sábado para conseguir su custodia, aunque para ello había dejado de pasarle a la madre la pensión de manutención de los niños desde que ella impedía que los visitara.

A la espera de la autopsia, fuentes de la investigación confirman que la causa más probable de la muerte de la pareja se deba al suicidio conjunto por la ingesta de altas dosis de medicamentos. La familia había llegado hace menos de un mes a esta vivienda procedente de la capital onubense.

Los cuatro niños hicieron vida normal en su vivienda del número 2 de la calle San Roque aun sabiendo que la pareja no salía de su habitación desde al menos cuatro días antes, fecha en que los forenses estiman la defunción tanto de la madre de los cuatro menores –de 5, 7, 9 y 14 años de edad– como de su pareja, padre de uno de ellos y militar prejubilado por minusvalía.

Los fallecidos atravesaban problemas económicos, pero se descarta que fueran adictos a las drogas

El alcalde de la localidad de Calañas, Mario Peña, ha informado que fue el hijo mayor el que se encargó del cuidado y mantenimiento de sus hermanos durante los días que convivieron con los cadáveres de su madre y su pareja. La pareja atravesaba apuros económicos pero se ha descartado que tuviera problemas de adicción a drogas. Ella tomaba pastillas para poder conciliar el sueño, de ahí que, según explica el regidor onubense, los niños no se sorprendieran de que no salieran de la habitación porque era habitual que la madre se levantara tarde.

El Defensor del Menor esperará la autopsia de los padres para actuar en el caso

Los cadáveres fueron descubiertos por el casero de la vivienda después de que uno de los niños lo alertara diciéndole: “Mamá está dormida y muy fría”. Los cuerpos sin vida de la pareja fueron hallados el pasado sábado 23. Esta misma semana la Junta de Andalucía resolverá sobre el futuro de los niños.

Mientras tanto, el Defensor del Menor de Andalucía, Jesús Maeztu, ha confirmado que su institución esperará los resultados de las autopsias a los progenitores para tomar una medida definitiva respecto al futuro de los cuatro menores. Esta institución ha abierto una investigación de oficio para aclarar las circunstancias del caso.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre