Los carteros y funcionarios del servicio de Correos tienen miedo y están hartos. Se sienten desprotegidos ya que tienen que repartir el servicio postal sin las debidas medidas de prevención sanitarias.

Fuentes sindicales aseguran que ante la epidemia de coronavirus, “no tenemos ningún protocolo de prevención mínimamente serio. Nada sobre cómo actuar ante el contacto diario con tanta gente durante el reparto o en atención al cliente. Solo ridículos consejos de cómo lavarse las manos. Sin embargo, ni facilitan gel desinfectante, guantes ni mascarillas. En muchas unidades ni siquiera hay jabón en los lavabos para lavarse las manos”.

Mientras muchas empresas echan el cierre y el país se paralizar, la empresa pública y miles de trabajadores siguen con su actividad en calles y oficinas. “Los repartidores entregando envíos de domicilio en domicilio. Advertimos que si en breve no se toman medidas de prevención serias (nosotros consideramos que lo más responsable sería paralizar la actividad) actuaremos en la medida de nuestras posibilidades para exigir a Correos la protección de sus trabajadores”.

Por su parte, CGT considera que la ausencia en el trabajo, debido a tener que cuidar de los hijos por circunstancias “como la que nos encontramos, debería ser un permiso retribuido en amparo del artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores y 58 de nuestro convenio, que establece el permiso por el tiempo indispensable de un deber inexcusable de carácter público y personal. ¿Para qué está este artículo si no es para estas situaciones?

“Los padres y madres deben cuidar de sus hijos. Las vacaciones se presentan como una opción, y será la alternativa en casos, pero no son una solución efectiva y justa. ¿Qué pasará en julio y agosto durante las vacaciones escolares? ¿qué ocurre si se alarga el cierre de centros más de 15 días? ¿y si ordenan otras medidas que dificulten o imposibiliten llegar al trabajo?”, se preguntan las fuentes.

A juicio de los sindicatos, las licencias o excedencias no son una solución justa, dado que no son retribuidas, y “todos necesitamos recursos económicos para pagar gastos corrientes, alimentar a los hijos, etc. Por otro lado, exigimos a Correos que no aplique medidas disciplinarias ante posibles ausencias de trabajadores que tengan que cuidar de sus hijos. El teletrabajo es complicado en un sector como el nuestro. La flexibilidad horaria y cambios de turno pueden significar una solución en algunos casos, pero no en todos”.

Lo trabajadores han planteado estas cuestiones en una reunión mantenida con la dirección territorial de Correos. Luego han informado de que se estudiará caso por caso las problemáticas concretas, valorando alternativas de cambios de horario, turno, centro/localidad, etc, para poder cuidar de la familia. “En este sentido, desde CGT nos ponemos a vuestra disposición para lo que necesitéis; para exponer ante la empresa las distintas problemáticas, desde cambios de horario, a situaciones en las que no sea posible ir al trabajo”, asegura dirigiéndose a los trabajadores.

“No es una situación fácil, lo entendemos. Pero no debemos pagar los de siempre, los trabajadores y trabajadoras. Hay situaciones en las que si no se otorgan permisos con sueldo a los compañeros con hijos pequeños se producirán situaciones injustas; habrá quien tenga abuelos o economía para estar sin trabajar y cobrar, o pueda pagar a cuidadores pero quien no los tiene, ¿cómo lo hace? Por tanto, reclamamos medidas urgentes con dotaciones e inversiones necesarias en sanidad y también en el ámbito laboral para que podamos conciliar la vida laboral y familiar, proteger su salud, sin sufrir repercusiones económicas y laborales negativas”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre