Rafael Ramírez y Nervis Villalobos

Tal y como publicamos en Diario16, Juan Carlos Márquez fue encontrado muerto en una vivienda de Alcobendas hace una semana, precisamente el día en que iba a declarar en la Audiencia Nacional en relación con la presunta trama de blanqueo de capitales en la que estaría implicado el ex embajador en Venezuela Raúl Morodo y, según ha publicado El País, tenía intención de exponer ante la Justicia las tramas de corrupción en la PDVSA controlada por Rafael Ramírez y sus socios.

A pesar de que a Márquez se le catalogó como directivo de la petrolera, según fuentes consultadas por este medio, en realidad, sino que era un abogado de la petrolera y secretario de Junta Directiva. Perteneció al grupo formado por Baldo Sansó, Rafael Ramírez, sucesor de George Kaboul. Por tanto, también pudo estar muy cercano a Jorge Neri Bonilla, que actuaba como asesor tanto del ex presidente de PDVSA como de su cuñado, con quien viajó a Malasia para «hacer negocios», tal y como descubrió el periodista de investigación Alek Boyd. Además, estuvo ligado a Armando Giraud, ex mano derecha de Ramírez. Por otro lado, el fallecido participó en la creación de empresas off shore en diferentes países del mundo, incluidos Estados de la Unión Europea como Luxemburgo, que fueron utilizadas por los bolichicos para blanquear el dinero del desfalco al pueblo venezolano.

El hecho de que un hombre como Juan Carlos Márquez, conocedor de toda la trama y de todas las rutas del dinero, accediera a colaborar con la Justicia española ha generado, al igual que han hecho otros importantes dirigentes venezolanos como, por ejemplo, Hugo Carvajal, ha despertado el miedo en los bolichicos que se instalaron en España en los años inmediatamente posteriores a la muerte de Hugo Chávez.

Según fuentes consultadas por Diario16, los profesionales que gestionan los intereses económicos de Rafael Ramírez en España están intentando realizar una serie de operaciones para sacar del país la cantidad de 1.900 millones de euros. Las mismas fuentes nos confirman que ese entorno se ha puesto en contacto con importantes bufetes de abogados de Madrid, algunos de ellos con ex ministros entre sus socios, para realizar dichas operaciones. La gran mayoría de bufetes se han negado y, presuntamente, sólo uno se podría haber mostrado dispuesto a estudiarla por los intereses que tiene en Venezuela.

Hay que recordar cómo el ex presidente de PDVSA acude a España, en concreto a Ávila, donde es recibido y protegido por diputados y senadores del Partido Popular durante sus estancias en el Hotel Palacio de Los Velada, ubicado frente a la catedral de la ciudad castellana.

Rafael Ramírez, Baldo Sansó y Jorge Neri Bonilla tenían una asociación, tal y como se demuestra en un correo electrónico de un empresario español con intereses en Venezuela y que se refirió a estas tres personas en los siguientes términos: «En efecto me tengo que marchar “a consultas” a Caracas el Lunes, y no regresare hasta el Jueves, pero lo providencial es que el 29, justo el 29, mis socios (Baldo y Jorge) estarán en Madrid con lo que, en principio (salvo cambios de última hora), nos podremos ver todos juntos y con eso avanzar más. Son personas claves dentro del panorama político del país (cuñado y asesor jurídico de inversión personal fuera del país) de Rafael Ramírez, presidente de PDVSA en cuestión. Yo me ocupo de temas financieros, pero ellos son los que llevan todo el liderazgo político y de lobby».

Por otro lado, Jorge Neri Bonilla impulsó campañas de PDVSA y reportaba a Baldo Sansó, el cuñado de Rafael Ramírez, tal y como se puede comprobar en este documento:

Un análisis del documento revela que fue enviado en el mes de octubre de 2013, seis meses después de que Nicolás Maduro fuese nombrado presidente de la República Bolivariana. En segundo lugar, podemos comprobar cómo el correo está enviado también a Baldo Sansó, pero no a su cuenta de correo corporativa, sino a una personal de Gmail, es decir que se estaba informando de un proyecto interno de PDVSA a una persona muy cercana a Ramírez a través de una cuenta personal de correo.

En tercer término, el propio contenido muestra la implicación de Neri con los intereses del régimen. Por un lado, Neri afirma que es «fundamental escribir dos o tres artículos de muestra destinados a ser publicados en las revistas de gran renombre internacional, como The Economist, Forum, Newsweek, Cambio16, etc, que hablen de las fortalezas del PDVSA y del País». Por otro, Neri afirma que «El objetivo fundamental que se persigue con toda la campaña internacional (propia, según propuesta adjunta y de revistas de renombre), debe ser informar al mundo de la realidad de Venezuela, para tratar de cambiar la percepción de riesgo y con ello bajar la tasa de interés que se le aplica a la deuda de la República y de PDVSA».

El periodista de Economía Digital, David Placer, publicó un vídeo en el que mostraba una parte de la documentación publicada por Diario16, en referencia a las relaciones de Jorge Neri con Ramírez y Baldo Sansó.

¿Están pensando los bolichicos venezolanos de PDVSA seguir de nuevo a Rafael Ramírez, su líder, y sacar su dinero de España por el miedo a la Justicia y a que les congelen las cuentas si el proyecto de Juan Guaidó se lleva a efecto? Algunos de los socios de Ramírez han registrado en los últimos meses empresas en Panamá, según la información de la que disponemos en nuestra redacción. Si no tuvieron escrúpulos de sacar más de 100.000 millones de dólares de Venezuela, seguro que no los tendrán para hacerlo en España, sobre todo por las inversiones que ya han hecho.

El miedo a la Justicia podría haber abierto una guerra entre los bolichicos corruptos en España

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre