La pequeña hostelería se desploma en el mes de septiembre con una caída de 3.548 activos. Este colectivo vive una auténtica debacle, no sólo por las restricciones que se conocían anteriormente, sino también por el endurecimiento de las medidas que se han empezado a tomar desde algunas administraciones autonómicas y locales.

Eduardo Abad, presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA),o se toman medidas drásticas de reactivación del consumo en los pequeños restaurantes de menú del día, o este colectivo de más de 150.000 establecimientos está condenado a la desaparición. Además, el desplome de este sector también se debe a la situación que están viviendo los propietarios de los locales de ocio nocturno, que de seguir por esta senda acabarán cerrando sus negocios de forma definitiva.

El sector del comercio, profundamente afectado por la crisis de la COVID-19, continúa siendo otro de los colectivos más castigados, con la pérdida de más de 1.200 negocios este mes.

Por el contrario, encontramos datos positivos en el sector de la Educación, que aumenta 1.048 afiliados más gracias a una “vuelta al cole” atípica, y en las Actividades Profesionales Científicas y Técnicas que suman 1.535 trabajadores autónomos.

Por Comunidades Autónomas, se observa una tendencia negativa en la mayoría de los territorios. El caso más grave es el de las Islas Baleares que han perdido casi 1000 afiliados, ya que es una región dependiente del turismo.

Castilla y León pierden 525 autónomos al igual que Galicia, que anota una caída de 363 activos en septiembre. También registran cifras negativas otros territorios como Aragón que desciende en 294 trabajadores por cuenta propia o Extremadura con 174 menos que en agosto.

Los datos positivos los observamos en regiones como Madrid con un aumento de 1.555 afiliados, Cataluña que suma 491 activos y Andalucía con 386 trabajadores autónomos más.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre