lunes, 30enero, 2023
9.2 C
Seville

Los afectados del IRPH «salvaron a la banca»

En plena crisis de 2008 la diferencia entre el IRPH y el Euribor se disparó, lo que generó a las entidades bancarias unos ingresos que no habrían obtenido si el índice abusivo hubiese seguido las pautas del mercado

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

En Diario16 hemos publicado durante años cómo, mientras el Euribor bajaba, el IRPH subía. Los afectados por este índice abusivo de la banca veían cómo a sus vecinos o familiares les bajaba la cuota de la hipoteca pero a ellos les subía.

Este hecho se acrecentó tras el estallido de la crisis financiera global de 2008 y, sobre todo, a partir del año 2011, cuando se produjo la crisis bancaria en España que terminó con el rescate europeo que ya ha costado a la ciudadanía española más de 100.000 millones de euros sin que las entidades hayan devuelto la mayor parte de él.

En estas páginas, también incidimos en que el IRPH supuso un rescate oculto al sector financiero. Es decir, los afectados, en realidad, salvaron a la banca de quiebras inminentes porque el valor de lo pagado de más supuso, según indicó Goldman Sachs, 70.000 millones de euros. Por tanto, una cantidad mayor que el primer rescate europeo que fueron aproximadamente 65.000 millones.

El hecho de que los afectados por el IRPH asumieran el riesgo de los bancos llevó a situaciones tan anómalas como que mientras el Euribor estaba bajando, el IRPH subía.

Esto se explica por el hecho de la propia definición del índice. Dado que el IRPH es una media de tasas efectivas (TAE), las series temporales de los valores temporales muestran que el índice abusivo siempre estuvo por encima del Euribor.

Si se analizan las gráficas se puede comprobar que entre el año 1999 y el 2008 el IRPH se comportó como una especie de línea flotante por encima de Euribor. Más o menos tenía la misma evolución, pero siempre más alto.

Este hecho era previsible puesto que el IRPH es la media de préstamos referenciados a Euribor más las comisiones y los diferenciales. En consecuencia, siempre tendrá un valor superior. Si el Euribor bajaba, el IRPH también lo hacía, pero en menor medida. Es decir, tenía un comportamiento paralelo.

Entre 1999 y 2008 la diferencia entre Euribor e IRPH era de, aproximadamente, un 2%, con oscilaciones que se sustentan por los movimientos del mercado, dado que en 2008, por ejemplo, la distancia entre un índice y otro se situó en un 1%.

Sin embargo, a partir de mayo de 2008 se produce un hecho insólito: el Euribor bajaba pero el IRPH subía. Este hecho se salió de la evolución normal esperada cuando ambos índices miden el mismo mercado hipotecario. La diferencia entre IRPH y Euribor llegó a superar el 3%.

Durante el periodo 2011-2013 el Euribor tiene una etapa de 2 años y 2 meses de bajadas. En ese mismo periodo, el IRPH sube. En concreto, el 1 de abril de 2011 el Euribor tenía un valor de 2,086 y el IRPH 3,327, es decir. Sin embargo, en junio de 2013, el Euribor estaba en 0,507 y el IRPH de 3,851.

Según el Estudio sobre el Desequilibrio Financiero en la Contratación IRPH de la Dirección General Consumo de Islas Baleares,«si consideramos que el IRPH es un índice de referencia, y que refleja la realidad del mercado, nos encontramos con que, en una larga etapa, las renovaciones mayoritarias (Euríbor) bajan mientras que las del IRPH suben. Obviamente, en pequeños períodos de tiempo, dos indicadores pueden discrepar durante uno o dos meses, porque se trata de las oscilaciones puntuales. Sin embargo, lo que no puede ser es que un indicador de mercado marque una tendencia claramente bajista y otro la marque alcista, para un período largo de tiempo.  Esta información, que el IRPH pueda llegar a subir mientras el Euríbor baje, y que este comportamiento se pueda prolongar durante años, no escapa a las personas con conocimiento financiero. Un consumidor medio, en cambio, no tiene la más remota idea de que esto pueda suceder y, paradójicamente, suele contratar IRPH porque la entidad financiera le ofrece seguridad (‘un tipo estable’, ‘que protege de las subidas del euríbor’)».

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído