Desde el Sistema Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés) está preparando autobuses de la red pública para ser utilizados como ambulancias. Según señala The Guardian, es una muestra más de la tensión que está generando el COVID-19 sobre los servicios de salud de la capital británica.

Para adaptar los autobuses se han retirado la mayoría de los asientos de una de las plantas para poder transportar, de una sola vez, hasta a cuatro pacientes.

La compañía Go-Ahead, que es la propietaria de los vehículos, los ha cedido al sistema de salud nacional de Londres para colaborar así con la necesidad del transporte de personas enfermeras.

En los autobuses que operará como ambulancias habrá médicos y enfermeras del NHS, especializados en cuidados intensivos, así como personal voluntario de la organización de primeros auxilios St. John Ambulance.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre