Un lobby sanitario cada vez más influyente en Europa se moviliza para que el Parlamento Europeo, según recomendaciones de la propia OMS, autorice el acceso a medicamentos derivados del cannabis, ya que son reconocidos por sus efectos terapéuticos.

La batalla no será fácil, pero probablemente estamos ante el principio de una nueva era en torno a esta planta.

El Parlamento Europeo aprobó una propuesta de resolución sobre el cannabis medicinal en febrero, solicitando una definición clara y un acceso justo a dichos tratamientos. Cannabis Europe un grupo de defensa compuesto por organizaciones de pacientes, las comunidades médica y científica, las ONG y la industria, exige ahora “el acceso justo de los pacientes a medicamentos de alta calidad, seguros y derivados del cannabis en Europa”, según informa La Celosía.

Efectos terapeuticos

Los medicamentos derivados del cannabis son reconocidos por sus efectos terapéuticos. En primer lugar, pueden contribuir positivamente en el tratamiento de una amplia gama de enfermedades y trastornos como la esclerosis múltiple (EM), las convulsiones, el VIH / SIDA y los trastornos mentales, entre otros, con sus síntomas asociados (incluido el dolor). En segundo lugar, son fundamentales para aliviar el dolor del paciente, que puede ser inducido por algunos de los métodos de tratamiento para diversas enfermedades, incluidos losnceres.

Sin embargo, a pesar del aumento de la conciencia y el interés por el cannabis medicinal en las comunidades médicas y de pacientes, el marco regulatorio del cannabis medicinal en toda la Unión Europea sigue estando fragmentado. Como resultado de esta falta de armonización, los pacientes europeos sufren serias dificultades para acceder a medicamentos derivados del cannabis de alta calidad.

Compartir
Artículo anteriorPedro Sánchez: “la discapacidad no puede ser un límite para nada”
Artículo siguienteLos médicos de Medicina alternativa denuncian al Estado Español ante la UE
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cuatro =