El machismo no para ni siquiera durante el confinamiento. El último ejemplo de ello lo hemos tenido a raíz de la publicación en Instagram de una fotografía en la que una joven, delante de un espejo, posaba en una posición sugerente en ropa interior.

A raíz de esta publicación, su pareja ha comenzado a recibir mensajes y audios a través de WhatsApp porque, al parecer, hay quienes siguen pensando que el hecho de tener novio implica un concepto de propiedad que anula cualquier libertad a la mujer. Patriarcado puro y, lo más grave, es que se reproduce en personas muy jóvenes. Según esos mensajes recibidos, las mujeres no tienen derecho a publicar fotografías sugerentes si tienen pareja. Nada que decir, por supuesto, si hubiera sido en el caso contrario. Entonces, el hombre aparecería como el representante perfecto de la masculinidad del Neanderthal, la que los defensores del patriarcado luchan por imponer a la sociedad del siglo XXI.

Viendo la reacción que se estaba provocando por su fotografía, la joven no dudó en publicar un hilo en Twitter en el que hacía públicos los comentarios que su pareja estaba recibiendo. En algunos casos, incluso, se insta a que el joven cometa un delito de maltrato contra la mujer. Veamos algunos: «A tu no vio le debes respeto», «Ver eso es normal si la tía está soltera», «Una mujer normal no hace eso, algo está tramando», «En ti está consentir eso», «Si tu novio sale al lado lo puedo llegar a entender» y «Lo que tienes que hacer es meterle un guantazo».

Para los machistas ver a una mujer ejercer su libertad, al parecer, no es plato de buen gusto. Esto no es más que una consecuencia de la aplicación del concepto del amor romántico en las relaciones de pareja, un concepto que lleva a los celos o a entender que iniciar una relación conlleva un elemento de posesión de la otra persona. Lo que realmente se puede comprobar en este ejemplo es la reacción del machismo ante los avances del feminismo de la igualdad real y que las mujeres estén luchando por tener los mismos derechos y libertades que los hombres.

La lucha está vigente, la lucha está en marcha, y el machismo no para ni siquiera durante el confinamiento.  

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre