miércoles, 22septiembre, 2021
19.4 C
Seville

Lo que limita la inteligencia de todos (prejuicios y la información mal seleccionada)

José Repiso Moyano
Escritor español de larguísima trayectoria nacido en Cuevas de San Marcos, Provincia de Málaga, que ha publicado miles de obras en 50 años (literarias, de conocimiento,etc), y ha obtenido premios y reconocimientos por su participación en concursos, periódicos, revistas, recitales, programas de radio, acciones humanitarias y eventos literarios en todo el Mundo.
- Publicidad -

análisis

Ahora la Justicia dirá que el grito nazi «fuera maricas de nuestros barrios» es libertad de expresión

Diversas asociaciones han presentado una querella contra los organizadores y participantes de la manifestación nazi de Chueca. Es lo menos que se puede hacer...

Pedro Sánchez pone en juego la transparencia de la democracia

La democracia española podría estar en serio peligro de supervivencia si desde el poder Ejecutivo no se actúa en base al bien común y...

¿Y si acabamos con el Consejo General del Poder Judicial?

Europa ha vuelto a darle un serio toque de atención a España para que renueve la cúpula del Poder Judicial. O mejor dicho, el...

El Repaso del 21 de septiembre: CGPJ, vacunas en niños, salud mental, volcán de La Palma

Como cada día, en El Repaso te ofrecemos un análisis de las principales noticias de actualidad. Hoy abordamos la actualidad sobre el Volcán de...
- Publicidad-

Todo el mundo está lleno de conceptos irracionales o destructivos o estúpidos.

Hasta ARISTÓTELES los acumulaba: «Pero entre los bárbaros la hembra y el esclavo tienen el mismo puesto». Sí, los pedagogos de todos los tiempos se han nutrido de ellos para que prevalezca un poder, para salvar unos privilegios, una religión…, para controlar a los demás. Se habitúa (con ellos) sistemáticamente a las masas porque reaccionen de una manera única o sobreprotegida; lo cual garantiza en seguida que obedezcan, y se encierren en una inferioridad impuesta: se resignen.

Así es, antes se estereotipaba como enemigo sin virtudes al que era intruso o  extranjero, al que estudiaba una realidad desvinculándose de su divinidad «adherida», al que no hacía lo habitual ante una exigencia dictada o ante una norma, al que gritara derechos de persona libre; pero ¿derechos?, ¿qué eran derechos entonces? Pues el matar se justificaba tan pronto como suponía deshacerse de aquél que contravenía a una costumbre o tan sólo quería entender otras, ya que no era válido el aislamiento, ni el despegarse del tótem (del núcleo sagrado al que la vida se lo debía todo). La libertad era como una prohibición.

Los seres humanos se movían entre lo superior y lo inferior; los actos de fe (vinculados a lo superior divinizado) demostraban el «status» alto que, en efecto, abría las puertas para el reconocimiento, para la integración o para acceder a un puesto de prestigio o de poder; los actos de rebeldía, por el contrario, demostraban un desagradecimiento a lo divino, un atrevimiento de soberbia, una plena ignorancia, una corrupción. Por ello, no hubo sabio que se librara de soportar directamente estas condiciones enfrentándose con una contracultura a favor de la necesaria evolución racional; eso significa un abrirse al conocimiento, paso a paso, venciendo prejuicios y, además, sin más remedio decir lo que demostraba aunque no gustase a muchos.

No obstante, el vencer tantos miles de atavismos de la historia no lo han realizado nunca los obedientes, no, en tanto que vivían cómodos al sistema, sino siempre los «endemoniados» para la sociedad, esos que padecieron solo como respuesta a sus sobreesfuerzos o a sus mismas valentías contra la ignorancia. Los verdaderos artífices, por esa razón, del progreso eran los que sabían decir no y no a lo establecido.

Es la verdad. Hasta hace poco se difundían refranes como «La mujer honrada, la pierna quebrada y en casa». Hasta hace poco la política era asunto sólo de hombres. Hasta hace poco la homosexualidad era considerada un vicio o una enfermedad mientras que, la promiscuidad del hombre, en muchos sitios una necesidad o un lujo. Hasta hace poco era justificable pegar a los hijos o hacerles trabajar incluso. Porque solo la libertad mental, sí, hace cambiar a los hombres.

Ahora mismo la pena de muerte se encuentra en el ámbito de las aplicaciones de la justicia, sin la más mínima consideración a los factores de violencia que las mismas leyes protegen. Ahora mismo la guerra se justifica, aun a sabiendas de que impone el horror o una crisis social o una psicología de horror ya imborrable durante años a todo un país. Ahora mismo la mentira y la manipulación en política se premia (y los medios de comunicación nazimente la demandan), ¡así como suena!, porque hay partes de la sociedad que, secuestradas emocionalmente por un líder o por una ideología esclavista o por la sinrazón, lo ven todo bien en inmoralidad y, así, destruyen siempre (con apoyos fanáticos y con indecentes complicidades) en imperiosa e insaciable y vacía locura.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. La ética tiene también su máxima por ser ética (o sea, su madurez que ya es imburlable). Y es:

    Tú no puedes exigir a la naturaleza nada si tú actúas a contranatura.
    Tú no puedes exigir razón a nadie si tú ya beneficias a algunas sinrazones.
    Tú no puedes exigir respeto ni información limpia ni educación de verdad si ya lo primero que haces es dar las espaldas a lo único que sostiene o ampara el respeto: realidad-ética-razón.
    Y dar las espaldas es no ayudar o dejar morir a algo. ¡Exacto en decencia!

    José Repiso Moyano

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Ahora la Justicia dirá que el grito nazi «fuera maricas de nuestros barrios» es libertad de expresión

Diversas asociaciones han presentado una querella contra los organizadores y participantes de la manifestación nazi de Chueca. Es lo menos que se puede hacer...

El presidente de Iberdrola gana 12,2 millones al año y minimiza la subida de la luz al compararla con el coste de una caña

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, resta importancia al incremento de la factura de la luz al compararla con el coste de una...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Ahora la Justicia dirá que el grito nazi «fuera maricas de nuestros barrios» es libertad de expresión

Diversas asociaciones han presentado una querella contra los organizadores y participantes de la manifestación nazi de Chueca. Es lo menos que se puede hacer...

El presidente de Iberdrola gana 12,2 millones al año y minimiza la subida de la luz al compararla con el coste de una caña

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, resta importancia al incremento de la factura de la luz al compararla con el coste de una...