Con dos meses de adelanto respecto a las elecciones generales de 28 de abril próximo, no voy a sacar (como nunca he hecho en mi vida) una bola de cristal para hablar de los resultados concretos en dicha fecha. Eso nadie lo sabe, ni siquiera a la hora en que se cierren las urnas ese día. El recuento de papeletas es la mejor y única encuesta verdaderamente fiable.

Pero lo que sí procede hacer es observar y analizar la realidad lo más objetivamente que se pueda, revisar las diversas encuestas que van apareciendo al respecto, intuir desde la dilatada experiencia en estos menesteres, aplicar el sentido común y dar una opinión de qué parece ser lo más probable cuando las urnas se abran ese 28A.

Así, el promedio de encuestas publicadas (Ver El País digital del 27/02/2019, Llaneras, K.) de las empresas que han llevado a cabo sondeos en las dos últimas semanas (Metroscopia, Sigma Dos, Simple Lógica, Sociométrica, Invymark y GAD3), arrojan, entre otros, los siguientes resultados en cuanto a estimación de voto: PSOE 26,3%; PP 20,5%; Cs 16,7%; UP 14,2% y VOX 11,7%.

De otra parte, el barómetro de febrero del Centro de investigaciones Sociológicas (CIS) presidido por el profesor Tezanos, aparecido el 28/02/2019, muestra, entre muchos más datos relativos a la vida española, los siguientes resultados para lo que aquí concierne: PSOE 33,3%; PP 16,7%; Cs 15,3%; UP 14,5% y VOX 5,9%.

Diferencias más notables (aparte de las metodológicas en las que aquí no entraré) entre estos dos tipos de resultados: una, que la media de la mentada pluralidad de investigaciones decanta una suma de los tres partidos a escala nacional, del espacio liberal conservador en sus distintas usuales concepciones de centro derecha, derecha y derecha extrema, cercana al 50%. Mientras que en la investigación del CIS, esa suma no alcanza el 40%. Segunda diferencia, que las encuestas de esas empresas citadas dan una media en la que la suma del espacio de izquierda a escala nacional apenas sobrepasa el 40%, mientras que esa suma en la encuesta del CIS publicada este 28F queda cerca del 50% (que con la adición de todas las fuerzas que evacuaron a Rajoy en la moción de censura, daría claramente más del 50%). Tercera gran diferencia, que el PSOE (que en cualquier caso y encuesta es primera fuerza política, eso sí), en la mencionada media de encuestas saca menos de 6 puntos al segundo (PP), mientras que en el barómetro del CIS esa diferencia es de 16,6 puntos (asimismo al PP segundo).

A partir de todo lo anterior que, aunque enormemente resumido, se hacía necesario e inevitable comentar, sobreviene la gran pregunta: cómo va a incidir la campaña (la de 15 días y la que llevamos viviendo (como siempre sucede en cualquier parte del mundo con elecciones democráticas) desde la noche misma del recuento de los últimos comicios generales? Bien, como es natural, las estrategias son para aplicarlas y no para publicarlas, de manera que es imposible saber lo que todos y cada uno de los partidos tienen planificado. Lo que sí es posible hacer es ir analizando el presente, cada día, por ver de qué manera parecen llevarse a cabo estas diversas estrategias y su aparente efectividad o no.

En este sentido, sí aparecen ya las grandes líneas de acción, los también llamados ejes (término este que a mi no me gusta porque es una secuela del trasnochado instintivismo freudiano aplicado a la comunicación). Y que en términos sintéticos, entiendo que son más o menos así: la línea fundamental adoptada por el PSOE, ¨que viene la derecha dominada por el extremismo con la consiguiente regresión a cuarenta y tantos años antes¨; la de UP, ¨sin nosotr@s, el PSOE no hubiese hecho casi nada progresista de verdad¨: la de Cs, ¨ni derecha ni izquierda, nosotros somos la garantía de moderación centrista¨ (nótese que, como predije en su día, el Cs escorado a la derecha intenta volver al concepto de centro); el PP, en un inequívoco pulso -sobre todo con VOX-, de seguir en puestos de cabeza, ¨nosotros somos tan conservadores como vosotros y la alternativa al PSOE y a la izquierda, y por tanto el voto útil para que la derecha recupere Moncloa¨: y VOX, con una línea que, en realidad, podría decodificarse así: ¨somos la conciencia de la derecha española¨.

De este modo, pienso que la abstención electoral en el espacio Cs-PP-VOX, sobre todo con la campaña, incluyendo los debates electorales televisados y por radio que se esperan, tiende a cero (salvo la mínima abstención técnica de cualquier sociedad). Mientras que en la izquierda parece que puede haber la suficiente abstención como para no sumar mayoría absoluta (176 escaños), incluso con serias dudas de que pudiera llegarse a esa cifra con todos los sumandos de la moción de censura triunfante.

Con una inexcusable reflexión adicional: al día de hoy, no veo ni en la derecha ni en la izquierda signos de una campaña rompedora. Pero lo cierto es que la derecha, ahora y aquí, tiene más fácil sumar que la izquierda. Y aunque Cs, no importa que haya aclarado que no pactará con este PSOE (está por ver…) quedase en segundo, tercer lugar…, es el partido que, obviamente, está en disposición idónea en el espacio político español, para en términos prácticos abrir la puerta, designar y participar en un gobierno hacia su derecha o hacia su izquierda. Incluso entrando en nombres (y vetos) para la gobernación. Y a esto hay que llamarlo PODER REAL.

Esto sí, la pluralidad de acciones de campaña que deben ser bien armonizadas, desde el día a día mitinero para su difusión mediática, hasta la publicidad política y los debates televisados (y asimismo por radio), con un largo etcétera, o se cuida desde la alta pericia, la dilatada experiencia y el fino olfato, o a partir del día 28 por la noche (habrá que ver los resultados, asimismo del 26M), vendrán los llantos.

Seguiré escribiendo…

Compartir
Artículo anteriorGuapparia
Artículo siguiente¿Para lograr la paz o por beneficio personal?
Profesor Honorífico de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), donde actualmente imparte Nuevas Tendencias en Comunicación Política y Electoral. En UCM ha ejercido más de cuarenta años de docencia, sobrepasando el cuarto de siglo como Catedrático. Está especializado en Comunicación Institucional y Política, e Imagen Pública. Y asimismo en Métodos y Técnicas de Investigación Social. Postgrado en Sociología por la Universidad de Oslo. En la UCM: Licenciado en Ciencias de la Información (con primer premio extraordinario), y Doctor en Publicidad y Relaciones Públicas, con la máxima calificación. Pionero de la investigación política y electoral en España. Más de cuatro décadas de experiencia dirigiendo (o con cargo de alta responsabilidad), comunicación, marketing e investigación social en los sectores publico, político (sobre todo, campañas electorales), privado (entre otras responsabilidades, director de dos agencias de publicidad, con clientes internacionales) y de ONG. Más de cincuenta publicaciones científicas. Analista político, articulista/tertuliano en prensa, radio y televisión.

2 Comentarios

  1. hAY QUE VOTAR MASIVAMENTE A vox , PARA QUE SOLOS O UNIDOS A OTROS ERRADIQUEN LA CORRUPCION Y EL GOLFERIO DE ESTE PAIS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 5 =