Durante la mañana de ayer, domingo, fue detectado en la playa de Sant Sebastià (una de las más concurridas en Barcelona) un artefacto de un metro de alto y unos 80 centímetros de diámetro. Se encontraba en el fondo del mar, a unos 25 metros de la playa.

Fue un agente que estaba fuera de servicio, del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil quien lo encontró por casualidad mientras se bañaba en la zona. Al encontrarse con un posible artefacto explosivo tuvo que desalojarse la playa y cerrarla al público durante todo el día.

Hoy se han desplazado buceadores de la Armada que harán explosionar el artefacto de manera controlada. Provienen de Murcia, donde precisamente hoy a primera hora de la mañana se ha producido un accidente del Ejército del Aire en las aguas de La Manga del Mar menor.

En un primer momento se desconocía si el artefacto era realmente un explosivo, si podría ser peligroso para las personas que allí se encontraban y cuál era su origen. Por eso se tomaron medidas de seguridad inmediatas. Sin embargo, una vez que fue analizado, se pudo comprobar por parte de los artificieros de la Guardia Civil que probablemente se trate de un artefacto de la Guerra Civil y han advertido que que es potencialmente peligrosa su manipulación. Precisamente por ello han solicitado la colaboración de los especialistas de la Armada.

 

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre