Acaba enero con la llegada del veranillo y con el recuerdo de ‘Gloria’, una de las borrascas que ha batido récords de todo tipo: de espesor de nieve, de altura de ola significante en el Mediterráneo occidental, de precipitación máxima recogida en 24 horas durante el mes de enero y de rayos caídos en un día en el mismo mes. Ahora bien, comienza el mes de febrero dando un giro brusco a la situación del tiempo en nuestro país, anunciándose temperaturas inusualmente altas para las fechas en que estamos.

En algunas regiones del país se podrían alcanzar máximas para un mes de febrero, como es el caso de los puntos altos de la Comunidad de Madrid y del Cantábrico, con temperaturas que rozarán los 25ºC, también en Andalucía, unas máximas propias de abril o mayo y en otros, incluso de agosto. Para Rubén del Campo, portavoz de Aemet, “las máximas estarán más cerca del récord de febrero que de lo normal para la época”. Pero no durará mucho, el miércoles vuelve el invierno.

Este fin de semana, del 31 de enero al 2 de febrero, comienza el viernes con precipitaciones, débiles en general, en el noroeste, parte del Cantábrico, meseta Norte y oeste de la meseta Sur. El sábado continuarán en Galicia y, dispersándose y tendiendo a remitir, en la vertiente atlántica y zonas del nordeste. Podrán ser localmente fuertes o persistentes en el entorno de Rías Baixas.

En el resto de la Península y Baleares predominarán los cielos poco nubosos o con intervalos. El domingo predominarán los cielos poco nubosos, con alguna lluvia débil a primeras horas en Galicia. Las temperaturas aumentarán, alcanzando valores muy altos para la época del año, con heladas débiles sólo en Pirineos. Predominarán los vientos de componentes oeste y sur, con intervalos de fuerte en las costas de Galicia. En Canarias vientos de componente este y cielos pocos nubosos con posibles calimas.

La semana del lunes 3 al domingo 9 de febrero empezará el lunes con cielos poco nubosos o despejados, salvo en zonas del interior donde se producirán nieblas o brumas localmente persistentes. El martes y el miércoles continuarán predominando en general los cielos poco nubosos, aunque en el extremo norte peninsular y en Baleares son probables las precipitaciones, que podrán ser localmente fuertes o persistentes en zonas del Cantábrico y de nieve en zonas de montaña. Las temperaturas descenderán acusadamente, con heladas en cotas altas de la mitad norte peninsular. Intervalos de viento fuerte el martes en el Cantábrico, bajo Ebro, Ampurdán y Baleares, y el miércoles en el litoral gallego y área mediterránea.

A partir del miércoles, aunque la incertidumbre sobre la predicción va creciendo, se espera que predominen los cielos poco nubosos o despejados en gran parte de la Península y Baleares, sin poderse descartar las precipitaciones, en general débiles, en alguna zona del extremo norte peninsular y del área mediterránea, así como un ascenso de las temperaturas, todavía con heladas en amplias zonas de las mitades norte y este del interior peninsular, fuertes en Pirineos. Intervalos de viento fuerte Ampurdán, Baleares y de levante en el Estrecho. En Canarias viento de componente este y cielos poco nubosos, aunque no se descarta que al final de la semana pueda producirse alguna precipitación débil en el norte de las islas más montañosas.

Tendencia general para el período del 3 al 23 de febrero de 2020

Se representan a continuación los mapas de anomalías respecto de la climatología de 20 años del modelo de predicción del Centro Europeo (VarEPS-Mensual), de los valores medios semanales de dos variables meteorológicas: la temperatura a 2 metros (T 2m) en ºC y la precipitación total (PCP) en mm. Utilizando técnicas estadísticas se blanquean aquellas áreas donde la serie de valores previstos del VarEPS-Mensual no es significativamente diferente de la serie de los valores de la climatología del modelo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre