Profesionales, patronal y sindicatos del sector de las residencias hacen una llamada de emergencia y advierten que que si no llega el material que les proteja del coronavirus “estaremos abocados a una catástrofe incalculable”.

De hecho, cada vez surgen más brotes incontrolables en residencias de mayores, como ha ocurrido en Madrid donde ya han muerto más de 50 ancianos.

El sector de las residencias de personas mayores atiende a más de 380.000 personas cada día entre los aproximadamente 5.500 centros existentes en toda España. Según el comunicado enviado a diario16.com de la Fundación Lares, “las personas que cuidamos en nuestros centros, y también a través de los servicios de ayuda a domicilio y teleasistencia, son uno de los colectivos más vulnerables al coronavirus según la Organización Mundial de la Salud”. Por ello, consideran que si no llega el material que les proteja del coronavirus “estaremos abocados a una catástrofe incalculable”

Así, informa de la reclamación conjunta llevada a cabo por los sindicatos CCOO y UGT, así como por las patronales AESTE, CEAPs, FED y LARES, se denuncia que “llevamos que actualmente somos la única barrera capaz de contener el colapso inmediato del sistema sanitario”.

Según confirman, si no se produce una respuesta responsable por parte del Estado en el suministro de Equipos de Protección Individual (EPIs) para los trabajadores del sector en las próximas horas, estaremos abocados a una catástrofe incalculable”.

Recuerdan patronal, sindicatos y profesionales que “la enfermedad avanza de manera veloz y queremos seguir participando de manera activa en esta lucha”.

Exigencias

Exigen cuatro cuestiones de manera inmediata:

❖ Nuestro personal tiene que trabajar protegido para evitar el contagio y poder seguir atendiendo más personas. Para ello, necesitamos contar con EPIS, equipos de protección individual, como mascarillas, guantes, batas y gafas.

❖ Cuando a una trabajadora se le detecta alguna infección respiratoria, inmediatamente se le indica que lleve a cabo aislamiento durante 14 días, sin hacerle la prueba, lo que le obliga a dejar de trabajar. Si se le hiciera, como pasa con el personal sanitario, y se descartara el coronavirus podría volver a trabajar de inmediato.

El personal sanitario de nuestros centros es esencial para nuestra actividad, si los envían a los hospitales, dejarán de atender adecuadamente a miles de personas que acabarán finalmente saturando los hospitales, lo que acrecentará el colapso en los mismos, precisamente lo que se quiere evitar.

❖En las residencias hay un número elevado de personas vulnerables y sus recursos limitados. Si debemos aislar a todas las personas con síntomas pero sin que tengan confirmada la enfermedad, estaremos complicando de manera importante el funcionamiento de la misma ya que las medidas a tomar serán, de manera preventiva, muy importantes.

Por todo ello, exigen al Ministerio de Sanidad que informe a los proveedores de servicios de atención y a los trabajadores cuál es la situación real de suministro de EPIs y que:

  1. Haga llegar de inmediato a todos los centros los materiales necesarios de protección, EPIS, para que los profesionales puedan desarrollar su trabajo en condiciones de seguridad.
  2. Se considere a los trabajadores de los centros y servicios sociosanitarios como personal sanitario nivel 1 mediante certificación oficial para que puedan hacerles la prueba de la enfermedad.
  3. Que se permita seguir trabajando al personal sanitario en los centros y servicios sociosanitarios para evitar el colapso de los centros hospitalarios.
  4. Las personas mayores atendidas, cuando los síntomas respondan, deberían hacerse la prueba de manera preferente para prevenir contagios con otros residentes y así poder tomar las decisiones oportunas en cada uno de los centros.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre