Mohamed, de 11 años, ocupa los titulares de la prensa al conocerse su reacción el pasado 6 de enero: escuchó gritar a su madre y desvanecerse y acudió inmediatamente a llamar al 112.

La conversación ha sido hecha pública y en ella se puede escuchar al menor hablar con absoluta calma, y de una manera perfectamente estructurada, supo explicar todos los detalles que necesitaban saber desde el servicio de urgencias. Poco después el SUMMA-112 y la Policía Nacional y Local se personaron en el domicilio para atender a Nabila, que se siente muy orgullosa de la actuación de su hijo.

Las declaraciones de la madre a la prensa hacen hincapié en que el jóven ha sabido cómo actuar porque en la escuela les han enseñado la importancia de llamar al servicio de urgencias cuando observen que sucede algo como lo ocurrido en su casa.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre