Los ultracongeladores ya han llegado a diferentes puertos de España.

Los ultracongeladores ya están instalados en varios hospitales, y a punto de estarlo en el resto, para recibir las vacunas antiCovid que empezarán a aplicarse el próximo domingo 27 de diciembre, según ha confirmado el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Así comienza la cuenta atrás para lo que el ministro ha definido como «el principio del fin de la pandemia».

Estos contenedores, de dos metros de altura, por uno de anchura y de profundidad, aproximadamente, tienen un volumen de almacenamiento de 730 litros y unos 190.000 viales cada uno, lo que les permitirá conservar más de 300.000 dosis entre los dos. Mantendrán la vacuna a 80 grados bajo cero.

Aunque el antídoto de Pfizer necesita extremas temperaturas para su conservación, desde Sanidad aseguran que no supondrá un problema de logística ya que aguanta cinco días fuera de la ultracongelación y, además, el flujo de entrada y salida de remesas no comprometerá la capacidad de los frigoríficos.

Estos equipos, que han supuesto un desembolso de 25.000 euros por los gobiernos autonómicos, tardan unas seis horas en alcanzar la temperatura necesaria, por lo que este viernes ya estarán preparados para recibir las vacunas en cuanto lleguen.

España se prepara para acelerar la campaña de vacunación contra el coronavirus y estudia la ubicación de todas las dosis. Parte de esta responsabilidad recaerá en el Centro Militar de Farmacia, gestionado por el Ministerio de Defensa, que ya ha comprado tres ultracongeladores especialmente adecuados para cumplir con este fin. La protección y custodia de las vacunas, como en otros países de la Unión Europea, se coordinarán cabo bajo estrictas medidas de seguridad.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorFusilar sí…
Artículo siguiente¡No te pierdas el ranking de las empresas premiadas este año en Proveedores.com!
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre