En  seminarios sobre liderazgo explico una pequeña historia. La leí como verídica. “Un grupo de militares  volaban sobre una zona muy montañosa,  apartada y en plena tempestad de nieve. Teniente, suboficiales, soldados. Entre éstos, uno que era el más torpe aunque de muy buen carácter. El avión, con muy serios problemas  tuvo que  aterrizar de emergencia. Quedó inutilizado y sin conexión exterior. No hubo heridos. Las condiciones atmosféricas eran muy duras y no iban preparados. Estaban angustiados. El teniente no sabía qué hacer. Todos muy asustados… menos “el torpe”. Éste se dirigió al superior para tranquilizarle. Le dijo que no se preocupara porque él era de alta montaña y sabía qué hacer para sobrevivir en esas condiciones. Con dificultades pero regresarían a zona habitada. El teniente quedó pensativo unos momentos antes de decir: ¡Bien. Tú tienes ahora el mando!”.

Hay diferentes tipos de liderazgo. En este caso,  se pasó de liderazgo “formal, autoritario” a liderazgo “experto”. La “legalidad” no asegura la mejor función dirigente. Las circunstancias exigen que las decisiones sean tomadas por los más “competentes” en cada situación.

¿Qué experto es el mejor…?

Mi experiencia como consultor me ha permitido vivir diferentes estados de  coyuntura económica, de las empresas. Se detectaba en selección de directivos. ¿Situación financiera  difícil? ¡un experto economista!. ¿Productividad deficiente? ¡Un buen  director de producción!. ¿Fallaban ventas?, un experto en Marketing, Dirección Comercial o Ventas. Hay un principio básico en organización: “Cada puesto debe estar ocupado por el perfil más funcional, “competente”, que dé la respuesta más objetiva y subjetiva. Nunca un puesto debe adaptarse a la persona”.

¿Qué sugiere la realidad española?

La pandemia ha puesto en primer plano a la “sanidad” y a la “economía”.

España y Portugal han aplicado modelos muy diferentes. Los resultados favorecen claramente a Portugal. ¿Cuáles son los perfiles de sus ministros de Sanidad?

Ministra de Sanidad portuguesa:                       Ministro de Sanidad español:

Marta Temido                                                          Salvador Illa

Licenciada en Derecho, Máster en                      Licenciado en  Filosofía

Economía,  gestión de la salud.                          Máster en Economía

Doctorado en salud internacional                       Político profesional desde 1995

Gestora de centros hospitalarios                                                                                   

Otra comparación:

Italia y España están entre los estados más castigados en su economía. Los dos gobiernos han elegido a quienes deben “liderar” su reconstrucción, recuperación “vital”. Comparemos perfiles:

Italia: Vittorio Colao                                                España: Patxi López

Formación académica

Lic. Bocconi Economic, Management              No acabó Ingeniería

MBA, con honores, en Harvard

                                                Experiencia Profesional

CEO de Vodafone Sur de Europa y Oriente m.           Lendakari Gobierno Vasco 3 años

Director Ejecutivo Vodafone                                       Secretario General PSE

Vicepresidente European Roundable of Ind.  Presidente Congreso español

(6 meses)

Consejero Independiente Unilever mundial

                                                Consejos de Administración

Unilever, Vodafone, Verizon Wireless,                      No consta en su currículo

Piligrafici Editorials, RCS, Finmeccánica, etc.

                                                Compromiso Civil

Asesor Oxford Martin School                                     No consta en su currículo

Presidente Consejo Asesor Cometa Orius

Asesor Universidad Bocconi

Asesor Dean´s Board. Harvard Bussines School

                                                Idiomas
Inglés y francés, fluidos                                         No consta en su currículo

¿Qué nos demuestran estos hechos objetivos?

Hay excepciones pero en la  España política predomina “el puesto para la persona”. No al revés. No hablemos de la monarquía que se escapa a la lógica. ¿Quién demuestra que cada heredero/a será la persona más “competente” del estado para ocupar su jefatura cuando le llegue el turno? Nadie. Se puede aplicar a  todos los estamentos. Por lo que se publica, las responsabilidades  no son asumidas por “competencias objetivas” sino por “otros criterios”. Lo mismo se detecta en los partidos políticos. “Quien se mueva no sale en la foto” dijo un dirigente socialista. Listas cerradas. Prima la fidelidad al partido o al líder. No formación,  experiencia. Hay muchos ejemplos.

La misma democracia demuestra que los votantes tampoco eligen por “competencia” sino por populismo, identificación, partidismo, etc. Se puede hacer una pregunta genérica: ¿Cuántos dirigentes políticos, de estamentos, a todos los niveles, serían propuestos  tras un riguroso proceso de selección? Hay que elegir LÍDERES de NUEVOS PERFILES en función de NUEVOS MODELOS, ante NUEVOS TIEMPOS Y EXIGENCIAS de TODA la sociedad.

¿Hay expertos en Cataluña?

La pandemia mantiene el conflicto. El ministro es catalán pero actúa en clave PSOE. Cataluña cuenta con expertos de prestigio internacional en todos los campos de la medicina. Sus criterios difieren de los que asesoran al gobierno español. Opta por el máximo rigor: CERRAR. España por la laxitud:  Madrid: ABIERTA. Eso determina las decisiones políticas. En Cataluña hay muy buenos expertos en desarrollo industrial, empresarial. A pesar de la asfixia económica, incumplimientos presupuestarios, estatutarios, etc. constituye la mayor concentración industrial del sur de Europa, generación de PIB, exportaciones.   Sus escuelas de negocios están entre las primeras del mundo. Parece que no se cuenta.

Franco recurrió a prestigiosos economistas catalanes para salir de la autarquía y modernizar España: Gual Villalbí,  López Rodó, Fabián Estapé. Tenían un modelo muy diferente al “oficial” pero  eran “expertos” que hicieron que España progresara económicamente.

El estado español ha creado un problema severo con Cataluña. Es conocido. El gobierno actual incluso trata de “prescindir”  de votos independentistas para tomar decisiones. Lo repite el presidente del gobierno español: “Mando centralizado”. No se tienen en cuenta sus buenos expertos en sanidad y economía. Esa actitud ¿alimenta o reduce el independentismo de millones de votantes catalanes?

Parece evidente que España opta por el LIDERAZGO FORMAL, AUTORITARIO.

Hemos de volver a Einstein: “si se hace lo mismo se conseguirá lo mismo”. Podemos decir: “si han de solucionar el problema quienes lo han creado; si han de reconstruir quienes han destruido… ¿qué pasará…?” Ser “del partido” ¿es suficiente…?

¡Ahora tocan “expertos” creativos, con una nueva mirada, en todos los niveles! Los tenemos y no son los “tontos” del grupo. ¡Al contrario!

¿Líderes inútiles… o expertos? ¿Nos quedamos atrapados en la nieve… o nos salvamos…?

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre