La Fiscalía general alemana ha informado que «los resultados de las investigaciones llevadas a cabo hasta el momento indican que no hay sospechas fundamentadas contra el acusado».

El hombre de quien sabemos hoy, gracias a Angela Merkel y a su ministro de Interior, que es paquistaní, que tiene 23 años, que llegó a Alemania el 31 de diciembre, que se registró pidiendo asilo en febrero en Berlín y que pasaba a unos dos kilómetros del lugar del atentado, está libre sin cargos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre