El coche de Lewis Hamilton llevaba 50 carreras sin quedar fuera de los puntos. Pinchaba una rueda y aguantaba hasta el final, el motor rateaba y aguantaba hasta el final. Como si la magia lo protegiese. Y quizá la magia lo protegía. En verdad lo protegía.

Hay mucha gente que no cree en la magia, que no cree en el vudú. Nosotros no sabemos si creemos o no creemos, pero sí hemos visto hoy algo increíble en el Gran Premio de Shakir.

Los estrategas de Mercedes que nunca se equivocan, hoy se han equivocado. Los mecánicos de Mercedes que jamás fallan hoy han fallado estrepitosa lamentable e inverosímilmente.

Puede ser coincidencia o puede no serlo, pero lo que parece es que Lewis Hamilton desde su Covid, falso o verdadero que esa es otra historia, ha convocado a las fuerzas oscuras para impedir la merecidisima victoria de Russell.

Pero no lo ha conseguido plenamente. Russell, el brujo blanco, ha logrado hoy sus primeros puntos en la Fórmula 1 y ha demostrado qué es un piloto increíble. Los adelantamientos una y otra vez. Cómo se recuperaba de los golpes del destino y los errores de estrategas y mecánicos.

Checo Pérez: merecidísimo triunfo, el triunfo de una trayectoria impecable en la Fórmula 1, el triunfo de alguien a que le pone la zancadilla su propio equipo y le deja sin asiento… y consigue recuperarse desde el infierno.

Normalmente Russell debería estar en Mercedes el año que viene. No sabemos si de compañero de Hamilton… o de Bottas.

No olvidemos que Lewis Hamilton aún no ha firmado su contrato, que de momento Mercedes no le ha dicho que está dispuesta a darle los 70 millones que pide.

¿Le llegará la magia negra a Hamilton para vencer en esta batalla?

Lo sabremos pronto. Pero lo que hemos averiguado hoy es que ha nacido en la Fórmula 1 una super estrella. George Russell.

Tigre Tigre

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. No estoy en absoluto en contra de Lewis, pero esto ya huele demasiado, y parece mentira que la formula 1 no haga algo para imponer que todos los coches esten a la misma altura. La formula 1 está cansando a los seguidores

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre