El presidente Lenin Moreno en un momento de su intervención. Foto: Agustín Millán

Lenin Moreno, presidente de la República de Ecuador, se encuentra estos días en visita oficial a España. Uno de los actos que tenía programados ha sido una Tribuna Americana EFE-Casa de América.

El evento ha comenzado con unas palabras de bienvenida del ministro de Asuntos Exteriores Alfonso Dastis, quien ha presentado al presidente ecuatoriano centrándose en algunos aspectos de su vida como, por ejemplo, su nacimiento en la Amazonía ecuatoriana que le obligaba a ir a estudiar en una canoa o el tiroteo por el que quedó inmovilizado de cintura para abajo y que no le hizo rendirse sino afrontar la vida con humor. Dastis ha cometido un error similar al que le ocurrió a Federico Trillo cuando era ministro de Defensa y ha confundido Ecuador con Perú, un error que podría ser una mera anécdota si no hubiese en la actualidad cierta tensión entre los dos países sudamericanos por la petición de Ecuador a Perú de revocación del refugio dado a Carlos Pareja Cordero.

A continuación comenzó la intervención de Lenin Moreno con distintos agradecimientos a las diferentes personalidades con las que se ha reunido en estos días de visita oficial, desde la Casa Real hasta el Presidente del Gobierno., haciendo mucho hincapié en que «hay que revitalizar las relaciones entre España y Ecuador porque son muchas las cosas que nos unen».

Relacionando la anécdota de la canoa comentada por Alfonso Dastis, Lenin Moreno ha hecho un alegato a la importancia de la educación para el futuro de los pueblos y, sobre todo, en los modelos educativos que se imponen a los jóvenes porque se estaba generando en Ecuador un sistema de educación exclusiva sin tener en cuenta que «a lo mejor nos olvidamos de que los estudiantes querían aprender más. Hay que propiciar en los jóvenes un conocimiento amplio de las leyes del propio conocimiento», dijo Moreno.

En referencia a los modos de hacer política, Lenin Moreno ha hecho mucho hincapié en un concepto, el diálogo, y lo ha comparado con algo que se dice que es sinónimo pero que no lo es, el debate, ya que, según el presidente ecuatoriano, «cuando se debate se intenta denostar las ideas del otro en vez de imbuirse del conocimiento. Del diálogo, sin embargo, todos salimos ganando, pero del diálogo endogámico nadie sale ganando». Además hizo referencia a que, una vez que llegó a la presidencia, tendió la mano a todos para dialogar, a todos los que quisieran dialogar y todos se presentaron porque estaban implicados en los asuntos más importantes de Ecuador.

Por otro lado, hizo mención a que su modelo de hacer política es el del servicio porque la política «es el arte de servir no de servirse», afirmó el presidente Moreno. En su modo de gobernar hay una máxima que se está aplicando en Ecuador: «nadie puede quedarse fuera», e hizo un cambio en la máxima de «todo para el pueblo pero sin el pueblo» que es «nada para la gente sin la gente», es decir, que la acción de gobierno no puede realizarse de espaldas al pueblo. «Un gobierno responsable debe preocuparse por sus ciudadanos desde el mismo momento de la concepción», luchando contra la desnutrición infantil, contra las enfermedades del agua no potable, favoreciendo la educación a partir de inculcar el amor al conocimiento. Estas son algunas de las bases sobre las que se asienta el modelo gubernativo que está ejecutando en Ecuador.

Una de las lacras de la sociedad moderna es la corrupción y para ello el presidente Lenin Moreno ha dejado claro que en su gobierno la lucha contra los corruptos es fundamental porque el hecho de que haya quien se corrompa provoca un desasimiento de la sociedad y que el pueblo pierda la fe en la vida pública, lo que lleva al conformismo. «Y eso no se puede permitir».

Lenin Moreno hizo también un repaso a las medidas sociales de mayor impacto desde que es presidente de Ecuador. Hizo mucho ahínco en la seguridad social para los ancianos que no tuvieron un sistema de protección y que ha dejado a muchas personas en estado de indefensión. «Los mayores tienen derecho a vivir y a morir dignamente».

También hizo referencia al Plan Toda la Vida, un programa de medidas sociales por las que se dará vivienda a más de 30.000 personas, se impulsará el desarrollo infantil a través de la disminución de la desnutrición crónica, la reducción de la pobreza extrema para lograr un mayor desarrollo, un programa de mejora de la calidad de vida de las mujeres, sobre todo de las que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

En este sentido hizo mención a la reactivación del Programa «Las Manuelas», un plan que tiene como fundamental objetivo que las personas discapacitadas recuperen sus derechos porque «cuando un discapacitado recupera sus derechos, quien recupera la dignidad es la propia sociedad». Dio un dato muy esclarecedor: en Ecuador hay pleno empleo para discapacitados.

Ecuador está mejorando sus tasas económicas porque «la gente en ama en vez de esclavo tiene fe en futuro y aumenta el consumo», dijo el presidente Moreno. Esta mejora económica se está produciendo sin que se tomaran medidas económicas concretas sino porque la motivación aumentó. «Un trabajador motivado rinde más. Si es maltratado pierde perspectiva de vida».

También se refirió a la tensión soberanista en Cataluña haciendo un llamamiento a la búsqueda de un diálogo más amplio y profundo, algo que, según Lenin Moreno, le transmitió tanto al Jefe del Estado, Felipe de Borbón, como al presidente Mariano Rajoy. «Siempre es mejor hablar de futuro que del pasado». Esta reflexión la hizo tras mencionar que el tema catalán se estaba tratando desde un punto de vista histórico y que «se están privilegiando los momentos más ingratos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × tres =