miércoles, 17agosto, 2022
24.9 C
Seville

Lecturas

Miguel Ángel Cerdán
Miguel Ángel Cerdán
Licenciado en Historia. Profesor de Secundaria en la enseñanza pública. Articulista en diversos medios digitales e impresos de la Comunidad Valenciana.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El verano resulta casi perfecto para refugiarse en el “Hortus” de Epicuro, y dedicarse a la lectura. Me permito hacer pues una breve reseña de las que más me han gustado.

Empezaré por la última, por la edición que José Vara hace de las obras completas de Epicuro. Siempre conviene, en esta época de propagandistas y de sofismas, acercarse al original, y poder leer que lo que “origina una vida gozosa es un sobrio razonamiento” y que el arma más importante de la sabiduría para alcanzar la dicha en la vida es “el tesoro de la amistad”.

Entre los ensayos que he leído, me ha impresionado de forma notable “Madre Patría”, Marcelo Gullo Omodeo, un autor de ideología inclasificable, o al menos según los estrechos parámetros eurocéntricos, pero que podríamos definirlo como un peronista católico. Gullo combate de forma eficaz la leyenda negra de la colonización española de América, la pone en valor y señala como han sido los países anglosajones, primero Gran Bretaña y luego Estados Unidos, los que han estado más interesados en dividir la América española en múltiples estados, para someter más fácilmente a América y a España y para imponer su Ley. Aboga con acierto con que España priorice la inmigración hispano-americana en el contexto de lo que necesita nuestro país, y por reconstruir nuestras relaciones.

También es sobresaliente, “La Revolución pasiva de Franco”, de José Luis Villacañas Berlanga. Partiendo de Maquiavelo y su Condotiero Castracani, y de Antonio Gramsci, hace una relectura del franquismo, señala como el mismo destruyó totalmente al pueblo republicano y como creó en su lugar un pueblo nuevo.  Indica que la verdadera Transición la realizó Franco entre 1957 y 1959, con la aceptación del llamado Plan de Estabilización y la construcción de un “Estado Administrativo”, que cimentó  una Nación  de administrados sobre la que se edificó lo que hoy llamamos democracia postfranquista. Es verdaderamente brillante.

En el ámbito de las novelas destaca la brutal “Aniquilación”, de Houellebecq, con las mismas páginas, desternillantes y tristes a la vez,  llenas de incorrección y de la mala leche de siempre, pero que lleva la falta de esperanza del personaje y tal vez de Europa, un paso más allá, hacía la extinción total. Probablemente sea la última novela de Houellebecq.

Más livianas, pero muy divertidas son las primeras novelas de Lorenzo Silva, sobre la serie del sargento Bevilacqua y la número Chamorro, que acabo de descubrir tardíamente y que se leen de un tirón y dignifican el género negro español.

También quiero mencionar “Juego de Sabios” de Suso Postigo, y en la editorial Unaria, una obra más que notable y que pone en valor la literatura castellonense en el panorama nacional.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído