La vacunación está poniendo a prueba la capacidad de respuesta sanitaria de los países y, una vez más, los que más dinero invierten y mejor se planifican obtienen los mejores resultados. Así, el Gobierno francés envía nuevos mensajes de aceleración de su campaña de vacunación ante las críticas por la lentitud del arranque, con la incorporación de nuevos colectivos a los grupos prioritarios para ser inmunizados ya, informa Efe. Es decir, Macron ha tenido que corregir sus planes iniciales respecto a la campaña anticovid.

El ministro de Sanidad, Olivier Véran, anunció este martes en una entrevista a la emisora RTL que también podrán recibir vacunas los bomberos y los cuidadores a domicilio de más de 50 años, así como todos los mayores de 75 años, aunque no vivan en residencias.

Por su parte, Alemania vive sus peores momentos en esta crisis global. Según el Gobierno de Berlín, este martes se registraron 11.897 nuevos contagios y 944 muertos por coronavirus (cifras del Instituto Robert Koch RKI de virología en base a datos reportados por las oficinas de sanidad del país en las últimas 24 horas).

El RKI advirtió de que los datos no son de fácil interpretación pues puede haber casos de los que se hayan informado tardíamente después de las fiestas de fin de año.

Mientras tanto, Israel sigue su camino de éxito. Ya ha vacunado contra la covid-19 a más de un millón de ciudadanos (un 12% de su población), lo que representa la mayor tasa de inmunización a nivel mundial, informa este sábado el portal Our World in Data, resultado de la colaboración entre la universidad de Oxford y una organización educativa con fines benéficos en el Reino Unido. ¿La receta? Un sistema de salud obligatorio, planificación eficiente y mucha, mucha voluntad política, con unas elecciones a la vista.

En concreto, Israel registra una tasa de 11,55 dosis por cada 100 habitantes, seguido de Baréin (3,49) y el Reino Unido (1,47), según esta fuente. Superado únicamente en cantidad de vacunados por China y Estados Unidos, y con el promedio de inoculados por habitante más alto del mundo, Israel se encuentra en un esprint de inmunización que tiene como meta ser el primer país en vacunar a toda su población, unos 9 millones de habitantes.

En el lado opuesto, Francia había administrado dosis contra el coronavirus a tan solo 138 personas antes del 30 de diciembre.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre