Cuando en 1981 le preguntaron al dictador argentino Leopoldo Galtieri sobre la posibilidad de una apertura democrática tras 5 años de la peor dictadura que enfrentó el país en su historia, éste afirmó que ‘las urnas están bien guardadas y van a seguir bien guardadas’, y similar actitud parece adoptar el Presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, al impulsar la nulidad del referéndum por la independencia catalana.

Más allá de la opinión que cada uno pueda tener sobre la independencia de Catalunya y de los métodos utilizados para tal fin, creo que ningún demócrata puede rehusar de las prácticas democráticas, y si hay una que es la exégesis de las mismas, es el sufragio. Es inadmisible que quienes se dicen demócratas no respeten y respalden el ejercicio democrático.

Las imágenes de lo vivido el pasado domingo en España avergonzarían a cualquier español… siempre y cuando no sea en España, porque por paradójico y triste que sea, muchos de los que vociferan y condenan contra las cargas policiales que vulneran derechos democráticos, como semanas atrás ocurriera durante el referéndum que convocó la oposición venezolana, aplauden a rabiar lo realizado por la Guardia Civil y la Policía Nacional en España. Los mismos que exigen democracia en la República de Cuba la niegan en el Reino de España.

Critican la realización del referéndum, pero no dan opciones para evitar ese camino. La situación actual excede a lo ocurrido el 1-O y es un debate que durante mucho tiempo el Estado español decidió posponer hasta que la situación le explotó en las manos y de la peor manera.

Hay quienes plantean que debe haber un acuerdo para la realización de la consulta y que no puede haber una declaración unilateral de independencia, pero son contados los casos en que las declaraciones de independencia se realizan a partir del respeto de la ley vigente porque son, precisamente, un cuestionamiento a la misma y al status quo. Nadie pide permiso para declararse independiente, lo hace y asume las consecuencias de dicha declaración. Nadie da permiso para declararse independiente, hace lo que entiende lógico para impedirlo y asume las consecuencias de sus acciones.

Decía Salvador Allende poco antes de suicidarse en La Moneda ‘Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen… ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.’ Esto se comprobó el pasado 1-O, el Estado español impuso su visión por sobre el derecho a votar de los catalanes. Al fin de cuentas, si la mayoría de los votantes se opone a la independencia, ¿por qué no dejarlos votar? Si en cambio, y pese al interés del gobierno central, la mayoría de los catalanes apoyan la independencia de la región y la creación de una República catalana, ¿por qué someter por la fuerza al pueblo?

Lo único que se consigue con la intransigencia es la radicalización de las posturas, y en esa situación, cuando no quedan salidas el pueblo encontrará una le pese a quien le pese, porque como dijera el poeta Leopoldo Marechal, ‘de todo laberinto se sale por arriba’, y ese arriba hoy es la declaración unilateral de independencia.

Es entendible que quienes hoy se oponen a la consulta, a la expresión del pueblo en las urnas, son los cachorros del franquismo, que sometió al pueblo español durante 40 años. Pero mal que les pese a muchos, el franquismo terminó, y con él deben terminar sus prácticas.

En las actuales circunstancias cobran actualidad las palabras pronunciadas por Miguel de Unamuno ochenta años atrás, cuando afirmó que ‘Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha.’, por eso es más importante mirar al pueblo que mirar al cielo, porque más que plantarse cara al sol es fundamental que…

Cuando hablen de la patria
no olviden que es mejor,
sentirla a nuestro lado
que ser su salvador,
por repetir su nombre
no te armas de razón,
aquí cabemos todos
o no cabe ni dios.

(https://www.youtube.com/watch?v=XkwkdYJFOzs)

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre