El consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, durante una comisión parlamentaria. Foto: Parlamento de Andalucía.

Tres semanas después de hacerse público el brote de listeriosis más grave registrado en España, que ha provocado una alerta alimentaria internacional, el máximo responsable político de atajar esta crisis, el consejero de Salud de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre (Partido Popular), anuncia en la red social Twitter que dará explicaciones en el Parlamento de Andalucía de las actuaciones emprendidas por su departamento. Lo hace horas después de conocerse el tercer fallecimiento por este brote, que deja un balance provisional de más de 200 afectados, la mayoría de ellos en Andalucía. El consejero deberá hilar fino para explicar en la Cámara autonómica una sucesión de mentiras que la cronología de los hechos evidencia sin discusión.

La oposición y diversas asociaciones de consumidores como Facua han exigido su dimisión inmediata o su cese al presidente andaluz, Juanma Moreno Bonilla. Jesús Aguirre habla de “transparencia” y “máxima rapidez” del Gobierno andaluz. Pero hay tres falsedades sobre las que difícilmente podrá dar explicaciones convincentes a todos los andaluces en sede parlamentaria.

En estas tres presuntas faltas a la verdad ha abundado este martes la líder de la oposición andaluza, la socialista, Susana Díaz. La primera de ellas es que toda la carne afectada estaba retirada de los establecimientos, cuando a lo largo de todos estos últimos días se ha podido comprobar en palabras de los propios responsables de las empresas afectadas –Magrudis y Comercial Martínez León– que aún están retirando partidas del mercado sin determinar su cantidad. Incluso el responsable de esta segunda empresa, Domingo Martínez, reconocía este lunes al diario ABC de Sevilla que hasta el final de este mes de agosto no prevén que consigan retirar de los establecimientos de sus clientes todas las carnes sin etiquetar, carnes en las que se ha confirmado la existencia de la bacteria de la listeria.

También el supuesto gerente de Magrudis, José Antonio Marín, aseguró este martes 26 de agosto que su empresa tiene estos días a varios vehículos movilizados para recoger las carnes afectadas  en los establecimientos de sus clientes.

El consejero de Salud anuncia por Twitter que dará explicaciones en el Parlamento, tres semanas después de saltar la alerta sanitaria internacional

Esta información contrasta con la aportada por el propio Jesús Aguirre el 16 de agosto, un solo día después de lanzar su departamento la alerta sanitaria. Ese día, la Consejería de Salud aseguraba que había verificado que toda la carne mechada afectada estaba ya retirada del mercado.

Productos contaminados sin retirar

Esto no sólo no era cierto sino que seis días después de decretada la alerta internacional, el 21 de agosto, la Junta ordena retirar el resto de productos de Magrudis del mercado “por prevención”. Dos días después, el 23 de agosto, los análisis del Ayuntamiento de Sevilla confirman que también otros dos productos de Magrudis están afectadas por la bacteria: el lomo al jerez y el lomo al pimentón. A día de hoy no se sabe con certeza qué cantidad de productos de esta empresa está aún en posesión de los clientes de la empresa foco del brote. Esta sería una segunda de las supuestas mentiras del ejecutivo andaluz en esta crisis: había otros productos de Magrudis afectados por la listeria y no sólo la carne mechada.

La Junta permitió durante casi toda una semana que estas carnes siguieran vendiéndose de forma indiscriminada entre la población. Esta dejación de funciones es tal que incluso la Consejería de Salud sabía desde el 14 de agosto todas las firmas con las que trabajaba Magrudis, porque los responsables de la empresa habían facilitado el listado, una supuesta labor de colaboración loada en primera persona por el propio consejero.

El 21 de agosto, la Consejería de Salud tiene constancia de que Magrudis vende su producto sin etiquetar a otra pequeña empresa, Comercial Martínez León, que lo seguía vendiendo sin problemas entre sus clientes durante todos esos días, ya que la Junta reconoce que no pudo contactar con la empresa porque estaba de vacaciones. Los análisis confirman que también la carne comercializada por Martínez León procedente de Magrudis está afectada por listeriosis. ¿Cuántas personas han podido consumir esta carne contaminada durante estos días? Muy difícil saberlo, prácticamente imposible.

Por último, la Consejería de Salud lanzó un mensaje a la ciudadanía cuanto menos temerario: dejar de acudir a las urgencias hospitalarias de Andalucía para evitar colapsar estos servicios si no se había consumido carne mechada. El portavoz del grupo de seguimiento del brote de la Consejería de Salud, José Miguel Cisneros, pedía el 22 de agosto a la población que “todos contribuyan a que se atienda a los pacientes que realmente lo necesitan” y que “si no se ha comido la carne contaminada no tienen por qué consultar nada ni acudir a urgencias”. Ese mismo día se conocía que dos mechadoras de las instalaciones de Magrudis estaban contaminadas de listeria, por lo que no sólo la carne mechada podría estar afectada por la bacteria, como así ha sido.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + 4 =