La economía se ha convertido en la piedra angular de las sociedades democráticas, sobre todo después de la crisis global de 2008. En las próximas elecciones generales hay elementos que los votantes deben conocer antes de depositar su confianza en una u otra opción, sobre todo el casi 40% de indecisos que, según las previsiones, aún hay.

La vida de la ciudadanía se juega en lo económico puesto que serán las políticas aplicadas por los diferentes partidos las que determinen el futuro. La sociedad, además, se ha vuelto mucho más exigente en este sentido puesto que ya no vale con prometer que se van a crear tantos cientos de miles de puestos de trabajo o que se van a bajar impuestos. El pueblo necesita saber las consecuencias que tendrán los programas económicos de cada partido o de cada bloque, puesto que ya se les engañó una vez con lo prometido por el PP en los comicios de 2011 y las consecuencias de ese programa oculto fueron dramáticas para millones de españoles.

El mantra de la bajada de impuestos, en el que coinciden las tres derechas, es una trampa mortal para la ciudadanía, puesto que la reducción de la recaudación beneficiaría sólo a los más poderosos y no a los ciudadanos de a pie y, evidentemente, restaría recursos a la financiación de la sanidad, la educación o las infraestructuras, por citar algunas de las competencias de las administraciones públicas.

Propuestas laborales

Los puntos fundamentales en materia laboral del programa del PSOE pasan por el aumento del salario mínimo hasta el 60% del salario medio, es decir, llevarlo hasta los 1.000 euros mensuales. Uno de los caballos de batalla en materia laboral ha sido la reforma y, en diferentes ocasiones, Pedro Sánchez prometió derogarla. En el programa socialista se habla de la eliminación sólo de los aspectos más duros de la misma, no de su abolición absoluta. Por otro lado, proponen una modificación del régimen de autónomos para que coticen en base a sus ingresos reales y de una reducción de la tipología de contratación, dejando el tipo de contratos en 3: fijo, formativo y temporal.

Unidas Podemos, por su parte, va más allá que los socialistas en lo referido al salario mínimo ya que el programa económico del partido de Pablo Iglesias propone un incremento gradual hasta los 1.200 euros al final de la legislatura. En referencia a la contratación, Unidas Podemos promete la limitación la temporalidad a un solo contrato, una reforma de la subcontratación y una nueva regulación del despido. Con respecto a los autónomos, también proponen la cotización en base a impuestos y un incremento de las inspecciones para detectar falsos autónomos. Sin embargo, la propuesta más valiente del partido de Pablo Iglesias en materia laboral está en la reducción de la jornada máxima hasta las 34 horas semanales, sin reducción salarial y con una racionalización de los horarios.

En este punto, Ciudadanos propone una serie de medidas para mejorar la situación de desigualdad que tienen los autónomos respecto a los trabajadores por cuenta ajena, además de ampliar la tarifa plana a dos años. Respecto a la contratación el partido de Albert Rivera propone un único tipo de contrato fijo y bonificaciones para las empresas que contraten y no despidan. Además, mantienen una de sus propuestas fetiche: la mochila austriaca que se podría utilizar para el desempleo o para la jubilación.

El Partido Popular presenta una serie de medidas que están orientadas claramente a las empresas y no a los trabajadores ya que, en primer lugar, proponen profundizar aún más en la reforma laboral de Rajoy. El resto de medidas van en el camino de reducción de la carga fiscal a las empresas, ya sea en cotizaciones a la Seguridad Social, ya sea en bonificaciones a la contratación de jóvenes o de parados de larga duración. Todas estas medidas ya las intentó aplicar Rajoy pero demostraron ser un fracaso a la hora de generar empleo digno y de calidad.

Vox tiene unas propuestas pintorescas y populistas pero los trabajadores deben saber que el partido de Abascal pretende reducir las indemnizaciones por despido a 20 días hasta un máximo de 12 meses.

Impuestos

Las tres derechas proponen una rebaja fiscal para las rentas altas, algo que incrementará el déficit de recaudación de Hacienda. Por lo tanto, la reducción impositiva a las rentas altas y a las grandes empresas tendrá como consecuencia primordial la eliminación del Estado del Bienestar, sobre todo en un país con un 25% de su PIB oculto en la economía sumergida.

Ciudadanos proponen la reducción del tipo máximo de IRPF al 44% y la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones. El Partido Popular, por su parte, lleva el tipo máximo de IRPH al 40% y el de sociedades por debajo del 20%, además de la eliminación de sucesiones, donaciones y patrimonio. Vox pretende convertirse en el partido de las élites y, por esta razón, hace una serie de planteamientos en su programa que favorecen claramente a los más poderosos. En primer lugar, bajan el tipo máximo al 30% pero subiendo al 22% el IRPF para las rentas de hasta 60.000 anuales. En referencia a sociedades, lo dejan en un 22% para todas las empresas, independientemente de su tamaño. Por supuesto, proponen la eliminación de sucesiones, donaciones y patrimonio, es decir, los impuestos que más benefician a los más ricos.

La izquierda, por su parte, coincide en el incremento de las tasas impositivas a los que tienen unos ingresos más altos y a las grandes empresas, además de la creación de impuestos para servicios digitales y transacciones financieras. Unidas Podemos, además, propone que se incrementen los impuestos un 10% a las entidades financieras hasta que paguen el rescate bancario.

Pensiones

Este es uno de los temas que más preocupan a los españoles. El Sistema de Pensiones español necesita una reforma profunda, pero Constitucional, no de otro tipo. En este sentido el PSOE propone la revalorización en base al IPC y el incremento de las mínimas y no contributivas. Unidas Podemos va más allá y plantea el blindaje constitucional de las pensiones, la elección de los mejores años de cotización para el cálculo, la eliminación de las bonificaciones a los planes privados y la revisión de las reducciones de cotizaciones para, de este modo, mejorar los ingresos del sistema público.

En las tres derechas hay una disparidad de propuestas que, finalmente, perjudicarían a los pensionistas, tanto a los actuales como a los futuros. El PP, por ejemplo, pretende cambiar las fuentes de financiación del sistema de pensiones, el aumento del cálculo de la jubilación a toda la vida laboral y la posibilidad de compatibilizar pensión y salario, es decir, que se permite que los jubilados sigan trabajando, algo que también propone Ciudadanos. El partido de Rivera, además, propone la recuperación del Pacto de Toledo. Vox no se esconde y propone directamente una cotización mixta basada en capitalización y reparto, y, por tanto, entrarían en juego los planes privados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. el PP subio la luz y C$ les apoyaba en todo
    cn el psoe sube la luz
    y ahora la maquina dl fango televisivo de la SectaTV-etc
    ns vende a PP$.e-C$ como joyas
    y colabora en el acoso a Upodemos
    …..
    Traicion d Vx a franquistas=
    privatizar pensiones-etc qe su amado dictador puso

    Subir impuestos a ricos=UE
    =no s pierde democracia ni drchos
    Bajarsels como qiere ppC$vx=
    Especulan=crisis
    Hacen guerra d precios cn pymes=ls destrozen
    Tienen excusa d rcortar privatizar rescatar
    Up propone
    bajar irpf-pymes + qe Cs
    bajar Iva
    subir salarios= + consumo/mercado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + veinte =