(Para Conchi y Carol)

Le pone de los nervios: el estúpido contestador automático de Movistar. Claro que la culpa la tienen los mensajes de su madre, pero eso no tiene remedio y seguro que le pasa a mucha gente, incluso a gente sin madre o a quien su madre no llama por teléfono. Sucede con irritante frecuencia que a Mamá Panizo se le resbalan los dedos sobre la pantalla de su teléfono y éste entiende que hay que llamar a Javier. Los dos teléfonos se conectan y como Panizo, Javier Panizo, suele tenerlo en silencio quien saluda y dice hola al esmarfon de Mamá Panizo es su contestador:

-Hola, soy el contestador automático de Javier Panizo que rima con erizo, esquizo y movedizo. En este momento Panizo no puedo atenderte, pero si te apetece puedes cantarme a mí una canción.

El mensaje varía con frecuencia; alguna rara vez es neutro, o incluso agresivo; también puede suceder que quien lo ha grabado parezca lo ha hecho en estado de preocupante ebridad:

-Mmmmbbliong ggggr pzzzzzz alkama ikitidisarima moorrrdcaclatlatletitlo ffffuuuuz mamb…

Como es natural sus amigos, conocidos, e incluso el fontanero y el vecino del quinto, le han dejado todo tipo de mensajes; entre las que cabe destacar un pequeño concierto de ocarina o la retahila completa de insultos del Capitán Hadock: bachibuzuk, bebesinsed, iconoclasta, archipánpano y demás.

A él todos le parecen bien, y cuando aún no había dejado a los ladrones de Orange ni siquiera le molestaban esas llamadas de su madre, o del esmarfon de su madre, en las que al otro lado nadie colgaba y pasaban dos minutos de silencio o ruidos raros. Y no le molestaban porque cuando eran demasiado largos pulsaba el número 3 y el mensaje, paf, desaparecía, se borraba y se iba al limbo.

Pero en Movistar la voz del robot que le da la bienvenida al buzón de voz no le ofrece esa opción: no indica ninguna manera de borrar los mensajes sin escucharlos completos. Y tiembla Panizo cuando ve que su madre ha dejado seis mensajes, ocho mensajes, once mensajes…. No, por favor, Dios mío, no, otra vez no…. A una media de dos minutos de silencios y ruidos raros pueden llegar a ser necesarios veinte minutos para llegar al que le ha dejado el vicerrector de su universidad.

¡Veinte minutos! ¡Malditos sean! ¿Cómo pueden ser tan incompetentes en Movistar? ¿Por qué no le ofrecen la opción de borrar los mensajes sin escucharlos enteros como hacían los alegres y tramposos ladrones de Orange?

Tendrá que volver a cambiar de compañía: ay, qué aburrimiento y qué asco y qué tristeza. Esos idiotas de Movistar, ¿sería una amabilidad demasiado grande para ellos contarle a sus usuarios en el mensaje de bienvenida que pulsando el 7 se pueden borrar los recados sin escucharlos enteros?

-Pulse 7 si quiere borrar el mensaje.

Y ya está. Pero no. ¿Ninguno de los infinitos técnicos y responsables de la torpe compañía telefónica se ocupa de esas pequeñas cosas? Bastaría que añadiesen esas siete palabritas y Panizo, Javier Panizo, no se vería obligado a volver a vagar por el desierto de las ofertas de Yoigo, Vodafone, Pacofón y otros espejismos que siempre acaban dejando triste a quien los mira el corazón.

Yo soy Madonna


(Javier Puebla es autor de El Año del Cazador, novela neurológica formada por 365 cuentos escritos en 365 días consecutivos. Un juego insólito, hasta que él lo hizo por primera vez, en la historia de la literatura. La obra completa en la actualidad es un magma vivo y en continuo cambio, que sólo puede conseguirse solicitándola directamente al correo:

elcazadordecuentos@javierpuebla.com 

Cualquier pretexto sirve a la mirada del Cazador para componer un relato, incluso las torpezas de una compañía telefónica, como en este caso.

Esta Suite del Cazador para Diario16, nació como una apuesta del periódico y del autor para mantener viva esa mirada de Cazador de Cuentos). Pieza 51.

https://www.facebook.com/ElCazadordeCuentos/

https://twitter.com/LeonCuentos

https://www.instagram.com/elcazadordecuentos/

(Mecanografía: LF)

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl mundo y los poetas
Artículo siguienteEl PSOE filtra las exigencias de Podemos: Vicepresidencia y competencias en cinco ministerios
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + siete =