También robaban a los ancianos en las “residencias de los horrores”. Así al menos lo denuncia una de las familias, la de una mayor ya fallecida. Su hija confirma que el collar que llevaba colgado la directora en el programa de Chicote de la Sexta era de su madre.

La periodista Cristina Pardo, ha informado de esta denuncia de la familia en su programa Liarda Pardo de la Sexta.

Por otra parte, este domingo se han concentrado en Castellanos de Moriscos familiares de mayores que han estado en las residencias de esta localidad y de Babilafuente, ambas gestionadas por la misma persona, así como vecinos de la localidad y un buen número de representantes políticos de Salamanca del PSOE y Podemos.

Se da la circunstancia que, como ya ha publicado Diario16, la insostenible situación en la que se encuentran cerca de 200 ancianos en ambos centros públicos, aunque gestionados por el Grupo Bellavista, desde hace más de un año el asunto se discutió en las Corte de Castilla y León. Podemos, a través de la procuradora salmantina Isabel Muñoz, advirtió a la consejera de Familia de que en la residencia de Babilafuente “había camas en B, hasta tres planillos de trabajo para el equipo, una pésima calidad asistencial y donde se vulneraban los derechos de los trabajadores”.

Otras intervenciones del PSOE, a través de su procurador Fernando Pablos, tampoco hicieron mella en la consejera o el Gobierno de Castilla y León que ha día de hoy permite que estas dos residencias sigan abiertas.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorRaikkonen y Hamilton: canción de fuego y hielo
Artículo siguienteEl consultorio de Elena Francis, arma ideológica para someter a las mujeres en el franquismo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre