En la actual estructura del Real Betis Balompié también trabaja Juan Salas Rubio, casado con Clara Alarcón, con cargo directivo en EMASESA, Sevilla. Juan Salas Rubio es hijo de Juan Salas Tornero, exvicepresidente de la CEA, para quien en septiembre de 2017 se pidieron (en el Juzgado Mercantil 2 de Sevilla), una inhabilitación de tres años y una indemnización de 1,75 millones euros a raíz del concurso culpable de acreedores de la Fundación para el Desarrollo del Sur de Europa (FDSE). Ramón Alarcón ha coincidido con los citados José Miguel López Catalán y Salas Rubio en alguno de los variados consejos de administración de sociedades que Alarcón ha venido ocupando en esta segunda década del Siglo XXI.

En la actual lista de ‘patronos’ de la Fundación Real Betis Balompié (RBB), con oficinas y sede en el propio Estadio Benito Villamarín, se sitúan nombres tan significativos de familias socialistas tan significadas como José Rodríguez de la Borbolla y Camoyán, expresidente de la Junta de Andalucía, o el abogado Ignacio Pérez Royo (hermano de Javier y Fernando Pérez Royo), actual Director Financiero y de Tributos del Ayuntamiento de Sevilla. El abogado Pedro Rodríguez de la Borbolla, exconcejal del Ayuntamiento sevillano en los años 80, también fue abogado y directivo de la Asociación «Por Nuestro Betis», punta de lanza en las demandas de todo tipo contra Ruiz de Lopera, con el cénit de la demanda al Juzgado Mercantil 1 por la ilegalidad del 31,38% de acciones de Farusa/Lopera: la activación de esta última acción se decidió en 2011, a pocos meses de las elecciones autonómicas andaluzas de 2012, que el PP de Javier Arenas ganó sin mayoría absoluta.

Junto a los hermanos abogados Adolfo y Miguel Cuéllar, José Rodríguez de la Borbolla lideró la llamada «Liga de Juristas Béticos», también de importancia capital contra Lopera, y en una de cuyas reuniones, el expresidente reclamó, entre otras cosas, que ya tocaría «en su momento» ocuparse de la afición del Betis, de clara manejabilidad. Sin cargo visible en el Betis actual, Adolfo Cuéllar Portero es pieza habitual en las defensas de los imputados del PSOE en los EREs y, también y más recientemente, en los gastos de las llamadas «Tarjetas Black de la Junta».

Rafael Gordillo, ex futbolista internacional, es el presidente actual de la Fundación RBB, donde el periodista Carlos Herrera también figuró como patrono hasta el verano de 2017, aunque Herrera no se halle en el listado actual.

El gerente de la Fundación es el periodista Manolo Rodríguez, también responsable del Área de Historia del club, y también empleado anteriormente en aquella CEA de Santiago Herrero y Juan Salas Tornero. De acuerdo al Pacto de compraventa -‘Protocolo 921’- entre el Betis, Bitton Sport (Luis Oliver, que embolsó siete millones de euros) y Farusa/Lopera (8.850.000 de euros por todo), suscrito en la Notaría sevillana de Lledó y Seda, en julio de 2017 (estipulación octava, Apartado 5º (Página 56 de 77)… «Real Betis podrá ceder los derechos y obligaciones derivados de esta compraventa (total o parcialmente) sin necesidad del consentimiento de Farusa y Bitton a la Fundación Real Betis Balompié (RBB), siempre y cuando la Fundación Real Betis Balompié asuma expresa e irrevocablemente la obligación de reparto de las acciones entre los simpatizantes del Real Betis».

¿Quiénes serían en este caso los «simpatizantes» del Real Betis? ¿Qué papel exacto juega la Fundación Real Betis Balompié? Antes, cabe añadir que en esa misma Estipulación Octava, «en caso de cesión (a la Fundación RBB), Real Betis no podrá eximirse de la responsabilidad que le corresponda por las obligaciones asumidas en virtud de esta compraventa, asumiendo particularmente y de forma solidaria con la Fundación RBB la obligación del pago del precio y sin que tenga derecho a reclamar la devolución de los pagarés entregados en este acto».

En junio pasado, la Fundación RBB también contrató a Gabriel Calderón Pellegrino, hijo de Gabriel Humberto Calderón exjugador y entrenador argentino del Betis, como nuevo y bien pagado responsable del área deportiva de la citada Fundación. En el reparto accionarial cerrado en febrero pasado —a expensas de lo que la Audiencia Provincial dicte sobre el 31,38% de acciones que anuló en 2017 el Juzgado Mercantil 1—, Gabriel Humberto Calderón se hizo con un paquete sólo un poco inferior al 1% del accionariado bético: ello, en porcentaje muy similar a los suscritos por Carlos Herrera, su exesposa Mariló Montero o el expresidente Gerardo Martinez Retamero. A grandes rasgos, así se originó y así opera la base de la estructura del actual Real Betis Balompié, tan bien relacionado con el poder socialista. ¿Puede el cambio en la Junta de Andalucía desatar un movimiento sísmico en la llamada «Consejería Real Betis»? ¿Alguien puede afirmarlo o descartarlo?

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre