líderes
Los cinco líderes que más se juegan en la campaña de las generales. Montaje: Agustín Millán.

Dice la melodía de una canción del gran cantautor Luis Eduardo Aute que, “quien pone reglas al juego/ se engaña si dice que es jugador/ lo que le mueve es el miedo/ de que se sepa que nunca jugó.

En la campaña electoral que se avecina, como también en otras, pero muy especial en esta, algunos de los actores principales jugarán a poner pautas y márgenes a derechos y libertades en ingeniosos discursos sobre que las mismas no pueden departir toda su extensa hegemonía. Intentarán domesticar toda libertad y acotar derechos en función de sus propias formas de conducir o minimizar el alcance de las mismas. Ningún derecho y libertad de la ciudadanía debe estar al amparo del capricho de ninguna ideología que pretenda acotar su hegemonía.

Y en esas, sus verdades pronunciadas, esos discursos donde se intentará temporizar los derechos y libertades a su ideario ideológico, quedará claro que tienen miedo de que todos sepan que, nunca carecieron de las mismas, nunca carecieron de esas libertades y derechos que pretender domesticar, amoldar a su manera y modo, y es que el dinero y las posiciones y cunas donde crecieron, en ningún caso, propuso ausencia de libertad o derecho, al contrario, los ejercieron desde muy temprano, y con toda seguridad, pisoteando los de otros.

Pronto, los medios de comunicación, las redes sociales, traerán el jolgorio y los juegos artificiales de cientos de discursos afables y embaucadores, y habrá melodías tentadoras de flautistas de Hamelín, y casas de chocolate de la bruja de Hansel y Gretel, y probablemente, siluetas de tramposos envueltos en trajes de héroes con colores que cegaran la vista, y habrá otros y otras, y entre tanta fiesta, el asedio a las murallas del poder será una constante en la que valdrá todo, y es por ello, que quizás ahora más que nunca, habrá que estar más atentos a “todo aquel que se mueva por el miedo”.

Compartir
Artículo anteriorA Europa
Artículo siguienteSegundos fuera
Escritor. En el 2003 publica el entrevero literario “El dilema de la vida insinúa una alarma infinita”, donde excomulga la muerte a través de relatos cortos y poemas, todas las muertes, la muerte del instante, la del cuerpo y la de la mente. Dos años más tarde, en 2005, sale a la luz su primera novela, “El albur de los átomos”. En ella arrastra al lector a un mundo irracional de casualidades y coincidencias a través de sus personajes, donde la duda increpa y aturde sobre si en verdad somos dueños de los instantes de nuestra vida, o los acontecimientos poco a poco van mudando nuestro lugar hasta procurarnos otro. En 2011 publica su segunda novela, “Historia de una fotografía”, donde viaja al interior del ser humano, se sumerge y explora los espacios físicos y morales a lo largo de un relato dividido en tres bloques. El hombre es el enemigo del propio hombre, y la vida la única posibilidad, todo se articula en base a esta idea. A partir de estas fechas comienza a colaborar con artículos de opinión en diferentes periódicos y revistas, en algunos casos de manera esporádica y en otros de forma periódica. “Vieja melodía del mundo”, es su tercera novela, publicada en 2013, y traza a través de la hecatombe de sucesos que van originándose en los miembros de una familia a lo largo de mediados y finales del siglo XX, la ruindad del ser humano. La envidia y los celos son una discapacidad intelectual de nuestra especie, indica el autor en una entrevista concedida a Onda Radio Madrid. “La ciudad de Aletheia” es su nuevo proyecto literario, en el cual ha trabajado en los últimos cuatro años. Una novela que reflexiona sobre la actualidad social, sobre la condición humana y sobre el actual asentamiento de la especie humana: la ciudad. Todo ello narrado a través de la realidad que atropella a los personajes.

1 Comentario

  1. Tened en cuenta que en este país, si alguien sale por la tele es por que alguien de arriba da el visto bueno. ¿Salía Podemos por la tele? Sí. ¿Sale VOX por al tele? Sí. Pues entonces es que son partidos del sistema, no os hagáis ilusiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − ocho =