sábado, 2julio, 2022
24.9 C
Seville

Las ratas toman Nueva York, pero la auténtica plaga se llama fascismo

Martínez-Almeida se niega a acudir al homenaje a Almudena Grandes horas después del vomitivo discurso de apoyo a Vox de Giorgia Meloni

- Publicidad -

análisis

El Repaso del viernes 1 de julio: conclusiones de la cumbre de la OTAN, Finlandia y Suecia siguen fuera, guerra en Ucrania y portadas...

En El Repaso te pondrás al día en un "santiamén". Puedes escuchar El Repaso de hoy en formato audio, pulsando aquí (no te olvides...

Pedro Sánchez ahora tiene prisa para rendir cuentas ante el pueblo, tras 4 años escondido

Pedro Sánchez ha tardado más de 4 años en dignarse a rendir cuentas ante el pueblo español. Desde junio de 2018 en que fue...

Sánchez confirma que antepone un incremento del gasto militar de 13.000 millones de euros al bienestar del pueblo

Pedro Sánchez se ha venido arriba y se ha creído que es un estadista mundial sólo porque se ha hecho fotos con Joe Biden...

¿Estamos orgullosos de la justicia española? (II)

Como era de esperar, la anterior publicación que llevaba el mismo título, no ha generado las críticas que inicialmente supuse. El hecho es, en...
- Publicidad -
- Publicidad-

Las ratas campan a sus anchas por las calles de Nueva York. Una plaga de proporciones bíblicas se ha apoderado de la ciudad de los rascacielos, una urbe que hace tiempo dejó de ser un mero punto geográfico en el mapa para convertirse en un lugar mítico, legendario, el inmenso decorado de una distopía, que no es otra que la lenta destrucción de Occidente. A Nueva York la hemos visto arrasada por los ángeles de acero de Alá; engullida por huracanes, inundaciones y gélidas glaciaciones; tomada por mosquitos asesinos, por pistoleros de extrema derecha y por la peste coronavírica. Ahora le toca el turno a la rata.   

Cuentan los periódicos yanquis que los nerviosos y voraces roedores se han apoderado de la metrópoli y ya andan por todas partes. Juegan entre los niños en los parques infantiles, se pasean como si nada por los andenes del Metro, entran y salen de las boutiques carísimas de la Quinta Avenida, corretean por los jardines de Central Park, juegan a la Bolsa en Wall Street y comen perritos calientes a plena luz del día. El Ayuntamiento neoyorquino ya no sabe qué hacer con las visitantes pardas, fumigar es inútil y empieza a cundir el pánico en la ciudad. Si nuestro Lorca, nuestro poeta en Nueva York, volviera a recorrer hoy aquellas calles de la Babilonia de neón, vería sin duda en esta plaga de ratas un signo evidente de la decadencia del mundo. Por Nueva York, la ciudad de cieno, la ciudad de alambres y de muerte, los muertos se descomponen bajo el reloj de las ciudades y la guerra pasa llorando con un millón de ratas grises, tal como escribió Federico.

El mundo entero arde envuelto en llamas. Una vasta llamarada de odio y de guerra, de fanatismo e intransigencia, de mentiras y bulos, lo arrasa todo. La verdad ya no está de moda, se ha quedado anacrónica, anticuada, demodé. La especie humana se encamina hacia su rápida aniquilación y las ratas salen de las alcantarillas, felices y contentas, reclamando su lugar en el trono del reino animal. Cuando nosotros ya no estemos aquí, un planeta de roedores será mucho más digno y decente que este mundo depravado construido por el loco sapiens, un mundo de dinero y de codicia, un mundo de vanidades e idiotas elevados a los altares de la política y la prensa.  

Las ratas se reproducen mejor con el cambio climático. El calorcillo las estimula. Se crían bien alimentadas, saludables, vivarachas. Mientras los humanos esquilman Doñana y reducen el Mar Menor a una sopa infecta color verde Vox, las ratas van para arriba en la escala evolutiva y ascienden victoriosas por el Empire State Building. Pero las ratas no son seres malditos sino inocentes. A las ratas les ha caído la mala propaganda humana desde los tiempos inmemoriales de la peste medieval cuando ellas son mucho más dignas que nosotros, mucho más inteligentes (no se destruyen como especie a escupitajos atómicos) y sobre todo son mucho más fuertes que el trémulo, neurotizado y miedoso mono desnudo. En China y por ahí, en el tercer mundo sumido en la miseria y en la dictadura fascista, la gente acaba comiendo ratas y cosas aún peores, lo que les echen, pura mierda, y luego ellas, las ratillas simpáticas, se vengan de nosotros lanzándonos su esputo contagioso en forma de virus implacable. Es el capitalismo salvaje como pandemia, el ultraliberalismo ciego como enfermedad terminal de nuestro tiempo, como locura colectiva que destruye el planeta y nos conduce de nuevo a la Edad de Piedra, al poder del chamán y al canibalismo.

Delibes, nuestro castellano viejo y estoico Delibes, supo ver que el peligro no estaba en las ratas, sino en el atraso secular de España, en la violencia social de los terratenientes contra los siervos, en la tiranía de los poderosos, en la crueldad de todos esos señores feudales, anarquistas aristócratas que ahora se levantan de sus tumbas decimonónicas para espetar su odio contra la mujer, contra los negros, contra los comunistas y homosexuales. Es el fascismo que estaba aletargado, criogenizado, anidado en las cloacas de la historia, y que ahora vuelve a romper el cascarón del huevo para arrastrarnos a otra guerra, ya la última.

El pasado domingo la enloquecida Giorgia Meloni (líder de Fratelli d’Italia) soltó un vómito fascista en Marbella para apoyar la candidatura de Macarena Olona, un mitin que recordó mucho a aquellos discursos encendidos de violencia del temible Mussolini. Ayer mismo, Martínez Almeida, un alcaldillo diminuto en talla moral, se negó a acudir al homenaje póstumo a Almudena Grandes solo porque nuestra más grande escritora contemporánea fue una mujer feminista, de izquierdas, antifascista y comprometida. ¿Se puede caer en algo más ruin y miserable? ¿Cuántos pactos con los ultras, cuantas concejalías ha costado esa infamia, señor corregidor? Toda esta gente fanatizada que ha perdido el juicio y el alma son los auténticos enemigos de la humanidad. Nadie debe tenerle miedo a las ratas que han tomado Nueva York y que algún día se harán también con las ruinas de París, de Londres, de Madrid. Nosotros no lo veremos, pero terminarán escalando los árboles calcinados del Retiro como las nuevas ardillas de un mundo infeccioso y radiactivo. Las dueñas y señoras de todo.

Nadie debería sentir pánico ni terror ante unos simples animales que son mucho más pacíficos y nobles que algunos bípedos cainitas obsesionados con hacer correr la sangre entre hermanos. No son las ratas las culpables de los grandes males del universo. Son algunos primates más o menos evolucionados los que emponzoñan el ecosistema y la democracia transmitiendo su peste de odio, bilis, supremacismo e intransigencia.  

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Abinader posiciona a República Dominicana entre los 5 países más valorados de América en materia de Libertad de Expresión y de Prensa

Cuando un gobierno fundamenta su línea de actuación en la transparencia, la ética y la honestidad, sus presidentes no temen a los medios de...

La Sarna una Pandemia Silenciada

La escabiosis o conocida vulgarmente como Sarna, una enfermedad vinculada con la pobreza y que se ha dado especialmente en momentos como tras la...

Infierno embotellado: Erótico, grotesco y kitsch

Como buen aficionado al jazz y músicas afines, yo conocía a Suehiro Maruo por las memorables ilustraciones que decoraban la carpeta y el libreto...

El Repaso del viernes 1 de julio: conclusiones de la cumbre de la OTAN, Finlandia y Suecia siguen fuera, guerra en Ucrania y portadas...

En El Repaso te pondrás al día en un "santiamén". Puedes escuchar El Repaso de hoy en formato audio, pulsando aquí (no te olvides...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Abinader posiciona a República Dominicana entre los 5 países más valorados de América en materia de Libertad de Expresión y de Prensa

Cuando un gobierno fundamenta su línea de actuación en la transparencia, la ética y la honestidad, sus presidentes no temen a los medios de...

La Sarna una Pandemia Silenciada

La escabiosis o conocida vulgarmente como Sarna, una enfermedad vinculada con la pobreza y que se ha dado especialmente en momentos como tras la...

Infierno embotellado: Erótico, grotesco y kitsch

Como buen aficionado al jazz y músicas afines, yo conocía a Suehiro Maruo por las memorables ilustraciones que decoraban la carpeta y el libreto...

El Repaso del viernes 1 de julio: conclusiones de la cumbre de la OTAN, Finlandia y Suecia siguen fuera, guerra en Ucrania y portadas...

En El Repaso te pondrás al día en un "santiamén". Puedes escuchar El Repaso de hoy en formato audio, pulsando aquí (no te olvides...