Las salidas de los eurodiputados cuando dejan la política ha quedado de manifiesto en un revelador informe sobre el aumento imparable del fenómeno de puertas giratorias en Bruselas. Mediante un análisis del desarrollo profesional de los 485 diputados del Parlamento Europeo que figuraban en la anterior legislatura y de los 27 Comisarios Europeos que trabajaron en el mandato anterior al precedente que preside Jean Claude Juncker, han observado que un 30% de los eurodiputados que han dejado la política trabajan ahora en empresas y organizaciones como bufetes de abogados y estudios de comunicación, que están inscritas en el Registro de Transparencia de la Unión Europea.

Esta situación también ocurre en España y algunos de sus ex presidentes. De hecho, ayer mismo diario16.com publicaba la implicación del ex presidente José María Aznar con el lobby del cigarrillo electrónico, a pesar de que ya son al menos cinco las víctimas mortales confirmadas en EEUU por el uso de este artefacto.

Conocido como el registro de lobby, aunque no todos de los que figuran allí se dedican a realizar tareas de lobby, ya que también hay think tanks, universidades y otras organizaciones como diferentes iglesias, que intervienen de alguna manera con su opinión y reflexiones sobre las políticas de la Unión Europea, según informa La Celosía.

Tanto la Comisión Europea como el Parlamento se han vinculado a la transparencia para informar sobre las reuniones y agendas que tienen con los miembros registrados, no siendo el caso del Consejo Europeo, que, a la postre, es el pilar institucional europeo más poderoso.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorSecuestran las urnas
Artículo siguienteQuerido hijo…
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 2 =