La corrupción política es la que más alarma social genera o, al menos, la que más despierta la indignación del pueblo. Sin embargo, existen otros tipos de elementos corruptos dentro del aparato del Estado cuyos comportamientos son totalmente ajenos a la opinión pública, lo que podríamos denominar como «las otras cloacas».

El problema lo encontramos cuando hay personas que están dentro de la Administración, ven lo que está ocurriendo y, por su ética o por el amor que sienten hacia lo que esas instituciones representan, dan el paso de denunciar la corrupción. ¿Se castiga a los corruptos? En algunos casos sí pero en España se activa una especie de protocolo de destrucción absoluta de quienes tienen el valor de presentar ante quien corresponde lo que está sucediendo ante sus ojos.

Esto no ocurre sólo con personas particulares sino con empresas o medios de comunicación que también están denunciando modelos corruptos en sectores financieros que dejan a su paso millones de personas afectadas. En su caso, Diario16 expuso en el Parlamento Europeo la situación en la que se encuentran las 305.000 familias arruinadas en el Caso Banco Popular, las historias que recibimos en nuestra redacción sobre la situación de estas personas, algunas, incluso, que sólo ven como única salida a su situación el suicidio.

Diario16 fue el único medio de comunicación invitado, en dos ocasiones, como ponente por una importante representación de denunciantes de corrupción españoles en el Parlamento Europeo.

En la celebrada en el mes de octubre de 2018, dos eurodiputados, Javier Couso, de Izquierda Unida, y Jordi Solé, de Esquerra Republicana de Cataluya, se asombraron ante los duros testimonios que las víctimas del aparato corrupto del Estado relataron con toda crudeza. Tan impactante fue lo que en esa sala del Europarlamento se contó que uno de los eurodiputados ha cancelado compromisos que tenía programados para quedarse allí y escuchar.

En la segunda, celebrada el pasado mes de febrero, el propio editor de este medio, Manuel Domínguez Moreno, dedicó una parte importante de su intervención a la connivencia de los poderes públicos con la operación y al papel que está jugando la Justicia a la hora de instruir el Caso Banco Popular, una causa que ya ha pasado por las manos de dos magistrados de la Audiencia Nacional y en el que aún ni siquiera se ha llamado a declarar a ninguno de los imputados.

Un militar expulsado del Ejército, un juez condenado a 20 años de inhabilitación o una suboficial de la Guardia Civil del Seprona, coinciden en una cosa: España no protege a quienes tienen el valor, desde dentro de las instituciones, de denunciar la corrupción sistémica que existe, sino que, por el contrario, esos mismos organismos, que deberían estar empeñados en limpiar sus sótanos de la ponzoña corrupta, les machacan, ponen todo su poder de influencia y económico al servicio de quienes quieren evitar que sus comportamientos espurios salgan a la luz o tengan el castigo que la ley dispone para los mismos.

1 Comentario

  1. ¿Qué es la corrupción? : España
    Nuestro país se ha convertido en el Estado
    más corrupto de la UE. Y éso lo saben en Bruselas y claro ahí no quieren inmiscuirse,
    no les interesa,pero para cambiar la Constitución por la puerta de atrás y sin consenso de ningún tipo,sólo de los políticos corruptos a los que les interesa no desobedecer al poder económico que les manda.Así vamos,así iremos y así moriremos…porque bien que se han encargado de dormir las mentes a cambio del todo fácil, todo sencillo, todo rápido,todo cómodo,cuando la vida es justamente todo lo contrario.Me refiero a que nos tienen controlados e hipnotizados con el puto móvil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − 6 =