La senadora Elizabeth Warren

El futuro de la política americana de cara a las próximas elecciones de noviembre de 2020 prevé un cambio de paradigma con la presencia de cuatro mujeres demócratas de gran influencia. Así, frente a las políticas racistas y neoliberales de Donald Trump, las propuestas de las candidatas demócratas abogan, en líneas generales, por una mejora en la sanidad pública, la igualdad de salarios entre mujeres y hombres, una mayor calidad de los servicios sociales, la lucha contra el cambio climático y la regularización de las políticas migratorias.

Hablamos de Alexandría Cortez-Ocasio, Kamala Harris, Elizabeth Warren y Nancy Pelosi, cuatro mujeres con representación institucional pertenecientes a la facción más progresista del Partido Demócrata, que están tomando un importante protagonismo en la esfera política dejando claro que el futuro de América estará liderado por mujeres.

Elizabeth Warren se ha convertido en la segunda candidata demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos por detrás de Joe Biden, tras haber adelantado a Bernie Sanders en los sondeos. Warren se presenta como el contrapunto a las políticas de Hilary Clinton y sentenció en unas declaraciones que era “el momento de que las mujeres vayan a Washington y arreglen nuestro gobierno roto, y eso incluye a una mujer en la cumbre”. La candidata sostiene la necesidad de un cambio estructural en el modelo económico americano y en este sentido, defiende la redistribución de la riqueza dentro del sistema americano en el marco de la justicia social.

Alexandria Ocasio-Cortez es la mujer más joven en ser elegida congresista Estados Unidos y se ha convertido en la mirada interseccional de la política americana. Ocasio-Cortez enarbola la lucha por los derechos de la clase obrera y de las distintas minorías raciales. Esta congresista trabaja la política desde la empatía y reivindica su socialismo frente al establishment demócrata. Entre sus reivindicaciones más destacadas figura la cuestión del cambio climático, la abolición de la policía migratoria (ICE), ampliar la cobertura de salud, el salario mínimo de 15 dólares/hora, la eliminación de las matrículas en universidades públicas, así como la lucha por un feminismo de Igualdad Real y de los Derechos Humanos defendido y por el que se define la Escuela Superior de Igualdad Real.

Kamala Harris es senadora por California y representa al mestizaje americano. Una mujer negra que planteó su campaña a las primarias demócratas con el lema “Para el pueblo” con el fin de entender y atender a los problemas reales de la ciudadanía. Harris ha respaldado la sanidad universal para todos, la reducción de impuestos para las clases medias y trabajadoras, así como el aumento de los impuestos a las corporaciones y al 1% de los estadounidenses. Asimismo, durante su campaña prometió implementar soluciones económicas de carácter feminista tales como legislar para que todas las empresas paguen por igual a mujeres y hombres, además de poner en el centro de su agenda política a las personas excluidas de los grandes discursos y proyectos por cuestión de raza, religión, género u orientación sexual. Otro ejemplo de mirada interseccional dentro de la política.

Nancy Pelosi, 79 años, es la presidenta del Congreso de los Estados Unidos y eso la convierte en la tercera persona más poderosa del país, una mujer que está plantando cara al negacionismo de Trump en la lucha por el cambio climático, hasta el punto de liderar el proceso de juicio político al presidente que se está celebrando en la actualidad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 11 =