Rebeca Pérez Calderín “Nai”.

-Buenos días Rebeca. Veo en sus publicaciones que suelen llamarla por el sobrenombre “Nai” ¿Cómo prefiere que la llame?

Buenos días. Pues me identifico con cualquiera de los dos. Rebeca es el nombre que me pusieron mis padres y que uso en mi día a día, y Nai es el pseudónimo que tengo en la Sociedad Tolkien Española y en el ámbito digital.

-Es usted la presidenta de la dicha sociedad Tolkien española (S.T.E.) ¿Qué es exactamente? ¿Cuál es su propósito?

La Sociedad Tolkien Española es una asociación literaria cuya principal función es la de estudiar, disfrutar, difundir y promover la obra de J.R.R. Tolkien en múltiples ámbitos y facetas. Organizamos cantidad de actividades para llevar a cabo esta finalidad: lecturas de cuentos, charlas, colaboraciones con otras asociaciones, organizamos certámenes, elaboramos publicaciones, sacamos adelante mensualmente un podcast: Regreso a Hobbiton, hacemos lecturas guiadas, donamos libros de Tolkien a bibliotecas de hospitales o cárceles para facilitar la accesibilidad, etc.

– ¿No es dar demasiada importancia a un mero escritor de novelas que haya sociedades de décadas de existencia sobre él?

No lo creo, considero que Tolkien es un referente que cambió totalmente el género fantástico y cuya influencia llega hasta nuestros días en muchísimos aspectos que casi ni pensamos. Y su influencia está ahí tanto si has leído su obra como si no. Sería muy difícil entender la fantasía actual sin acudir a Tolkien, quien la revolucionó en su día. Por ejemplo, estoy convencida que la mayoría de la gente ahora mismo al pensar en un “elfo” suele pensar en una figura alta y esbelta, con orejas de punta, que puede vivir muchos años, con cierto aire melancólico… Muchas de las representaciones de elfos que vemos en la fantasía moderna (tanto literaria como de rol, TV, videojuegos, etc.) beben de este concepto de elfo que aparece en la obra Tolkien.  Antes de él la representación más generalizada de los elfos era la de unos duendecillos traviesos que vivían en los bosques.

– ¿Cuántos integrantes tiene actualmente la sociedad?

Este año hemos alcanzado ya la cifra récord de 650 socios y socias, y seguimos creciendo. Mantenemos desde 2015 un crecimiento sostenido. Entonces éramos 296 personas, y en apenas seis años hemos duplicado esa cifra.

– ¿Cómo es el perfil medio del integrante de la STE? Lo primero que uno pensaría es en informáticos, jugadores de rol y algún físico a lo Big Bang Theory.

La verdad es que hay un poco de todo. Nuestra sociedad es muy diversa y abarca gente con diferentes aficiones y gustos. En el propio seno de la sociedad de hecho se han constituido tanto comisiones como grupos de trabajo que permiten a gente con intereses comunes juntarse, conocerse, relacionarse y trabajar en aquellos aspectos que más les interesen o atraigan. Así, tenemos comisión de artesanía, de juegos, de humanidades, de lenguas, de música y bailes, etc. Por mencionar algunas. Aparte también hay grupos de trabajo muy chulos, hay uno de feminismo que se ha formado este año que está poniendo en valor y dando a conocer la figura de la mujer en la obra de Tolkien, uno de gastronomía, etc. Como ves, no es fácil dar con un “perfil medio”, porque los intereses son muy diversos y todo tiene cabida.

-Representa usted la figura más notoria de una asociación, la presidencia.  ¿Ha encontrado las típicas resistencias a ceder los espacios de visibilidad por parte de sus compañeros varones?

La verdad es que es curioso, porque en torno al 70% de integrantes son varones, frente a un 30% de mujeres, pero la junta directiva actual está integrada mayoritariamente por mujeres. El caso de la asociación podría considerarse paradigmático, porque a diferencia de otras organizaciones, asociaciones, instituciones, etc. la representación femenina en cargos de responsabilidad es bastante elevada. Seis de las ocho integrantes de la junta directiva actual somos mujeres y la junta directiva anterior también estaba liderada por mujeres. Además, a nivel de delegaciones locales y dirección de comisiones y grupos de trabajo también hay una elevada representación femenina. Sin ir más lejos la directora de la revista que editamos y la directora del podcast son ambas mujeres.

En la Sociedad Tolkien considero que no resulta más difícil acceder a cargos de responsabilidad por ser mujer, realmente lo importante son las ganas y la ilusión de llevar a cabo el proyecto que te propongas: ya sea dirigir la asociación, editar una revista, sacar adelante un podcast, dirigir una delegación local, impartir una charla o liderar la organización de una Estelcon (nuestra convención anual). En general cuando hay ganas de hacer algo, la asociación da el apoyo y el soporte necesario sin mirar el género. 

– ¿Dirigir la sociedad le resulta una tarea más gratificante que ardua o al revés? ¿Es mucho el trabajo que conlleva?

Pues el trabajo de llevar la asociación, así como el de organizar actividades, etc. es totalmente voluntario y depende de la energía, proactividad e iniciativa de socios y socias. Esto nos permite destinar todo el presupuesto a nuestras publicaciones, organizar eventos, convocar certámenes y hacer labores de difusión.

La carga de trabajo es importante, sobre todo por el gran éxito en afluencia de soci@s que estamos teniendo en los últimos años, lo cual supone un esfuerzo a la hora de organizar la asociación, gestionar altas y bajas, enviar welcome packs, elaborar presupuestos acordes al volumen de soci@s esperado y actividades previstas, etc. También somos una asociación muy activa y nos gusta que se sepa lo que hacemos, lo cual implica también destinar importantes esfuerzos a la creación y publicación de contenidos y difusión en redes sociales. Estas son algunas de las tareas que se llevan a cabo desde la Junta Directiva de la asociación.

Diría que es un trabajo considerable pero también gratificante. Gracias a todas las compañeras de la junta directiva: vicepresidenta, secretaria, tesorero y vocales podemos mantener este “pequeño” rincón de encuentro que es la STE, y personalmente creo que podemos sentirnos orgullosas al ver dónde hemos llegado, con cada vez más integrantes en la asociación y una cifra récord de gente involucrada con ganas de sacar más iniciativas adelante.

Pero no sólo se trabaja en la Junta Directiva, much@s soci@s colaboran motu propio con sus propias iniciativas: organizando eventos, liderando delegaciones locales, actualizando nuestra web, coordinando publicaciones, proponiendo actividades o gestionando la biblioteca por poner algunos ejemplos. Aportan libremente su tiempo y ganas en sacar adelante todo esto y me gusta pensar que es porque también en cierta forma les resulta gratificante colaborar con su granito de arena a la buena marcha de la asociación. Al final, la STE es lo que sus soci@s hacen de ella.

-Se refieren a J.R.R. Tolkien Como el profesor en muchas ocasiones. ¿tanto les ha marcado su obra como para darle el título de maestro?

Es que Tolkien es un referente a muchos niveles y aunque su papel más conocido es el de escritor, no hay que olvidar que fue un magnífico lingüista, catedrático y profesor. Igual su faceta académica es menos conocida, pero no por ello menos importante. Recordemos además que su pasión por los idiomas le llevó a inventar no menos de seis lenguas, algunas de las cuales podemos disfrutar en “El señor de los anillos”.

– ¿Notan mucha diferencia entre los aficionados a la obra de J.R.R. Tolkien que se acercaron a ella a través de los libros y los que lo hicieron a través de las películas? ¿Creen que a raíz de la serie señera que está por emitirse a bombo y platillo, al más puro estilo juego de tronos, va a haber una nueva oleada?

La verdad es que como te decía antes la asociación es muy heterogénea y diversa. En sus 30 años de historia puedes imaginar que tenemos integrantes que son entusiastas de los libros y se los leen varias veces al año y otros que se acercaron a la asociación a tenor de las películas y se quedaron para descubrir qué hay más allá. A nivel personal no me gusta hacer distinciones entre quién viene por los libros o quién por las películas. Lo importante es que independientemente de cómo lleguen, estén confortables en la STE, que encuentren un espacio agradable de reunión con gente con aficiones similares con las que las puedan compartir y disfrutar.

Es cierto que con las películas la asociación experimentó unos años de importante crecimiento en el número de integrantes, así que es previsible que vuelva a pasar cuando se lance la nueva serie. De ser así, aquí encontrarán las puertas abiertas para compartir impresiones, aprender y disfrutar.

-Hablamos antes sobre su seudónimo. ¿Es usual que se conozcan por ellos y no por sus nombres reales? ¿Qué les lleva a usarlos?

Al entrar en la Sociedad Tolkien Española puedes elegir un pseudónimo. Es algo completamente voluntario y opcional, pero mucha gente decide hacerlo. Normalmente se busca un nombre de algún personaje que te guste mucho o que signifique algo para ti. Es una práctica muy extendida y habitualmente nos denominamos por nuestros pseudónimos, lo cual sirve en parte para mantener presente lo que tenemos en común.

Dado que en el seno de las actividades y eventos de la STE usamos más los pseudónimos que los nombres reales, he de reconocer que, de algunas personas, no estoy segura de saber el nombre real.

– ¿Dónde y cómo puede uno encontrar a la sociedad Tolkien y lo que tienen que ofrecer?

Nuestros canales de comunicación son diversos. En www.sociedadtolkien.org pueden encontrar infinidad de información sobre las actividades que realizamos y cómo participar en ellas (La mayoría de nuestras actividades están abiertas a todo el mundo). También en la web hay información sobre cómo organizamos la asociación: las delegaciones locales (que llamamos cariñosamente “smiales”), las comisiones y grupos de trabajo así como información también del propio Tolkien y su obra. Hay bastantes artículos muy interesantes que elaboran nuestros socios y socias.

También somos muy activas en redes sociales. Tanto en Instagram como en Facebook y twitter. Tenemos una cuenta de ivoox donde colgamos todos nuestros podcast de Regreso a Hobbiton, que sacamos mensualmente y el canal de youtube de la STE que cada vez tiene más contenidos.

– ¿Cuáles son los mayores retos que cree que tiene por delante la STE? ¿No está abocada una sociedad como la suya basada en libros a extinguirse en tiempos digitales como estos?

Fíjate que yo creo que todo lo contrario. Considero que, en la época actual de la hiperdigitalización, lo que queremos es más información, más inmediatez y conectar con gente con gustos similares a los nuestros para compartir aficiones comunes sin barreras geoespaciales. Creo que esto precisamente ha favorecido que en los últimos años hayamos experimentado un crecimiento exponencial en el número de integrantes como nunca antes habíamos tenido.

Precisamente, nuestro mayor reto ahora mismo considero que es la escalabilidad. Estamos en el mejor momento en cuanto a crecimiento de soci@s. El trabajo de creación de contenidos y de digitalización que hemos estado llevando a cabo da sus frutos. De hecho, en los primeros quince días del año nos llegaron más de cincuenta solicitudes. Es un montón, y tenemos que estar preparadas para poder adaptar nuestros procesos al volumen de altas que estamos recibiendo y que esperamos recibir con la serie nueva.

– ¿Que puede encontrar alguien en la sociedad Tolkien que le lleve a inscribirse? ¿No es posible disfrutar de la obra del profesor Tolkien y sus contenidos independientemente?

La obra del profesor se puede disfrutar perfectamente de forma individual, pero muchas veces queremos compartir lo que más nos gusta con gente con aficiones parecidas. Ahí es donde la asociación más puede aportar. Puedes encontrar tanto gente que es muy estudiosa de la figura u obra del profesor y te puede descubrir cosas que no habías pensado al leer, como gente que le fascinan otras artes relacionadas como la música, las lenguas, etc. y que te pueden acercar a otras facetas que no disfrutarías de igual manera solo.

También te abre la puerta a debatir con más gente, a aprender o a participar en la labor de difusión de la asociación. Pero, sobre todo, la asociación te acerca a conocer gente, que, a la larga, o no tan larga, muy a menudo se acaban convirtiendo en tus amig@s.

– ¿Le ha costado a la STE (Sociedad Tolkien española) adaptarse a estos tiempos o ya tenían mucha costumbre de encontrarse online?

En los treinta años que lleva viva la asociación ha pasado por muchos cambios. En sus inicios, ni siquiera había internet y la gente interactuaba por vía postal. Desde entonces ha llovido mucho y la S.T.E. ha sabido adaptarse a los tiempos. Hemos pasado por muchas fases hasta llegar a donde estamos ahora: vía postal, foros, listas de correo, etc.

Este año ha sido el de dar el salto definitivo a encontrarnos online. Ya se hacían algunas cosas, sobre todo a través de redes sociales, pero lo hemos llevado al siguiente nivel: Muchas delegaciones locales hacen ahora sus reuniones por vía telemática, estamos organizando varios eventos online al mes con motivo del trigésimo aniversario, e incluso el año pasado sin ir más lejos celebramos nuestra primera Asamblea General online. También el año pasado fue el momento de dar el salto a youtube. Organizamos varios directos en esa plataforma que nos ayudaron también a difundir a Tolkien sin vernos limitados por los límites geográficos: directos de Regreso a Hobbiton, los XIX Encuentros con Tolkien o la PalantirCon, nuestra primera convención anual celebrada totalmente online.

Es cierto que se echa de menos el vernos en persona, porque como decía empezamos juntándonos por una afición en común y acabamos entablando relaciones de amistad y, al final, un abrazo con un amigo al que hace uno o dos años que no ves en persona, es irreemplazable.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre