Repaso histórico, social y político de las mujeres de Unidas Podemos a Santiago Abascal y su cuadrilla. Nada saca más de quicio al líder de la ultraderecha que ver como diputadas, no excesivamente conocidas para el gran público, como Lucia Muñoz. Sofía Castañón, Aina Vidal y Roser Maestro, dan lecciones de derechos humanos y de historia.

Así, las mujeres de Unidas Podemos recordaron que son 37 las mujeres asesinada en lo que va de año. También pusieron de manifiesto que, en la crisis de hace siete años, Rajoy decidió ayudar a los bancos frente a las gentes e insistieron en que “cuando las mujeres decimos no, es no y solo el sí es sí”.

Acusaron a Abascal de llamar liberal a lo que solo es falta de empatía humana. De negar la violencia machista, que hubo una dictadura y hasta un golpe de estado. Y como decía Sofía Castañón “niegan la diversidad y, si me apuran, a la evolución”.

La viceportavoz de Podemos, le soltó a VOX una verdad que todo el mundo sabe: “no les gusta casi nada de España, ni sus lenguas, ni sus pueblos, ni sus gentes, ni sus culturas” a juicio de Sofía Castañón, “no les preocupa la buena o mala gestión de la crisis, solo vienen a generar ruido, a generar caos”.

Por su parte, la diputada de Izquierda Unida, Roser Maestro, acusa a VOX de generar “la confrontación y la riña contra un gobierno legítimo”. También pidió a sus señorías de VOX “no equiparar a víctimas y verdugos” y lamentó que Abascal sepa bien que  “una mentira repetida mil se convierte en verdad”.

Así Roser Maestro sentenció: “la historia no les perdonará, les condenará por alta traición”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anterior¿Quiénes apoyan a la Monarquía?
Artículo siguienteEl momento Casado: la cuerda floja entre el neofranquismo y un PP moderado
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre