Sorprende la noticia, pero hasta este verano las mujeres de Bangladesh tenían que declarar oficialmente que iban vírgenes al matrimonio para el registro oficial. Por fin, esta media ha sido revocada.

La Corte Suprema de Bangladesh ha determinado que las mujeres ya no tendrán que declarar en las solicitudes de registro de matrimonios si son vírgenes o no, según ha informado la ‘BBC‘.

El tribunal ha decidido sustituir en la categoría de «estado civil» la palabra «virgen» por «soltera», mientras que las otras opciones, «divorciada» y «viuda», permanecen iguales.

Colectivos feministas

La decisión ha sido muy aplaudida por los colectivos feministas de Bangladesh, que en 2014 interpusieron una demanda alegando que la presencia de la palabra «kumari», que significa «soltera» y «virgen», en los registros de las mujeres era humillante y vulneraba la intimidad de estas.

Ahora, la Corte Suprema ha dictado que será sustituida por «obibahita», que significa simplemente «soltera». Además, el tribunal ha fallado que los hombres también tendrán que especificar su estado civil, algo que no se exigía antes.

 

 

 

 

 

«Es un hito», ha declarado Aynun Nahar Siddiqua, una de las abogadas del caso. La magistrada ha señalado que esta resolución es un gran paso en favor de los derechos de las mujeres en Bangladesh, una lucha que espera que avance más en el futuro. Los cambios empezaran a aplicarse en los próximos meses, cuando el veredicto completo se publique de manera oficial.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorProblemas que conlleva la percepción religiosa de la política
Artículo siguienteEl G7 apoya la iniciativa sobre Información y Democracia de Reporteros Sin Fronteras
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 3 =