Aunque las mujeres perciban mayoritariamente más de una pensión, en cambio soportan una brecha salarial de un 34,64% en el Régimen General en relación con los hombres. O lo que es lo mismo, perciben 5.872,86 euros menos al año en la renta de jubilación.

La Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, ha presentado el informe “Brecha salarial en las pensiones. La discriminación salarial más allá de la jubilación”, elaborado por el sindicato, en el que se refleja “que existe una alarmante brecha de género en todas las pensiones”.

Antoñanzas ha señalado que “del total de los seis millones de pensiones por jubilación de la Seguridad Social, las mujeres son perceptoras del 38,58%; del total de perceptores de una pensión del Régimen de la Seguridad Social, solamente el 35,64% son mujeres. Existe casi un 30% de brecha en las pensiones en este apartado; del total de pensionistas por jubilación del Régimen de Autónomos, solo el 41,82% son mujeres. Estas mujeres soportan una brecha salarial del 25,93%; y de las pensiones del Régimen de Empleadas de Hogar, solo el 0,32% son percibidas por hombres, por un 99,68% de esas pensiones de jubilación percibidas por mujeres. Sin embargo, ellos cobran, de media, 434 euros más al año, algo inaudito”.

La vicesecretaria general de UGT ha resaltado que la pensión de viudedad es la única modalidad en la que existe una brecha en detrimento de los hombres. “La perciben un 96,19% en mujeres porque está ligada al trabajo del otro cónyuge, y eran los hombres quienes mayoritariamente participaban del empleo asalariado”.

“El empleo de las mujeres es peor que el de los hombres, por eso cotizan menos y tienen una pensión más baja”

Por Comunidades Autónomas, “la mayor brecha en la cuantía de las pensiones se da en Asturias, un 44,17%, diez puntos por encima de la media de las brechas. Hay que recordar que las mujeres estaban vetadas para trabajar en las minas hasta 1996. Las mujeres con pensiones de jubilación más altas viven en la Comunidad de Madrid, y solo cobran cuarenta y un euros más que los jubilados peor pagados que viven en Extremadura”.

Causas de la brecha en las pensiones

La Cristina Antoñanzas ha afirmado que la diferencia de la pensión entre hombres y mujeres es la clara consecuencia de las desigualdades de la vida laboral entre ambos sexos. “El empleo de las mujeres es peor que el de los hombres. La tasa de actividad de las mujeres es 11 puntos inferior a la de los hombres (64,46% la de los hombres, frente a 53,28% la de las mujeres en el tercer trimestre de 2019)”.

Además, “la tasa de ocupación de las mujeres es 11 puntos inferior a la de los hombres (55,70% la de los hombres y 44,03% la de las mujeres); el 74% del trabajo a tiempo parcial lo están realizando las mujeres; y los salarios de las mujeres también son peores que los de los hombres. Existe una brecha salarial que está afectando a las pensiones de las mujeres”.

Cristina Antoñanzas también ha expuesto que “las excedencias por cuidados de hijos e hijas son solicitadas en un 92,34% por las madres, frente a un 7,66% de los padres. Además, las excedencias por cuidados de otros familiares las demandan un 83,66% de mujeres y 16,34% de hombres. Las mujeres se quedan cuidando del hogar y no cotizan igual que los hombres; y el hecho de que no haya Educación Pública de 0 a 3 años obliga a que muchas mujeres tengan que permanecer en casa y perjudicar su vida laboral y su pensión”.

Además, las dificultades para acceder al sistema de dependencia también perjudican a las mujeres. “Solo el 14,4% de los hogares con personas dependientes acceden a cuidados en el domicilio y, de ellos, solo el 21% de los hogares acceden a servicios de cuidados gratuitos, y solo el 23,1% pueden pagar con cierta facilidad dichos cuidados”.

Corregir las desigualdades antes de la jubilación

Por todo ello, la Vicesecretaria General de UGT ha llamado a corregir las desigualdades entre mujeres y hombres antes de llegar a la jubilación. “Para empezar, hay que derogar la reforma laboral de 2012, que solo ha traído precariedad y desigualdad, y la reforma de pensiones de 2013, que conduce a la pobreza a nuestros pensionistas”.

“Hay que reducir la diferencia de la brecha en el acceso al empleo”, ha considerado. Para ello, “es necesario impulsar la creación de Escuelas Infantiles, públicas, gratuitas y de calidad de 0-3 años; impulsar y garantizar a los hogares, los cuidados de las personas dependientes, para quienes tienen las rentas más bajas; y aprobar también una ley de Igualdad Salarial, con valoración de los puestos de trabajo desde una perspectiva de género”.

Además, “hay que evitar la penalización doble que tenemos las mujeres en el trabajo a tiempo parcial y corregir la sentencia reciente del Tribunal Constitucional y hacerla extensiva para el desempleo y para los casos de incapacidad parcial o permanente, ya lo sean por enfermedad profesional o enfermedad común.

Un nuevo sistema de jubilación que tenga en cuenta a las mujeres

Para Cristina Antoñanzas, “un nuevo sistema de jubilación que deberá ir acompañado de medidas destinadas a reforzar los derechos de las mujeres. Desde enero de 2016 las mujeres que acceden a la pensión de jubilación, incapacidad permanente o viudedad, han visto incrementada la cuantía de su prestación en función de los hijos que hayan tenido, a partir de dos hijos se ve incrementada la pensión en un 5%. Este porcentaje debería aplicarse a partir del primer hijo, para las madres divorciadas, separadas, solteras o viudas”.

Además, “habría que explorar, en materia de corresponsabilidad en los cuidados familiares, el reparto de cotizaciones entre los dos miembros de la pareja, de tal forma que si una mujer trabajadora accede a una reducción de jornada por motivos familiares, con la reducción correspondiente de salario y de cotizaciones, mientras que el otro progenitor desempeña su jornada a tiempo completo, se repartan entre los dos las cantidades cotizadas, con el fin de minorar una fuerte reducción en la pensión de jubilación de las mujeres”.

Desde UGT también “reiteramos nuestra petición de que se tenga en cuenta el periodo de cotización que correspondería a las mujeres que hicieron el servicio social, igual que se tiene en cuenta el servicio militar para los hombres. Ya hay sentencias en este sentido y ahora lo ha reclamado el Defensor del Pueblo, pero nosotros llevamos diciéndolo hace tiempo”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre