Pedro Sánchez se ha mostrado contundente en su réplica a la intervención de Santiago Abascal al recordar que no era la primera vez en la historia de la democracia española que una persona se subía a la tribuna en representación de la ultraderecha, poniendo como ejemplo el caso del falangista Blas Piñar.

Sánchez ha reconocido que era la primera vez que el discurso ultraderechista tenía “un eco amplio e influencia en el debate nacional” por complacencias de las derechas de PP y Cs. Y ha aprovechado para apelar irónicamente al líder popular, señalando que el “señor Abascal” le había parecido “más moderado que el señor Casado”. Asimismo, ha definido el discurso empleado por las derechas como “un lenguaje lleno de exabruptos, amenazas, insultos y el mismo tono de espanto y de terror” y ha añadido que “hablan como si fueran portadores del sentido común, pero todo lo que defienden está en el extremo opuesto del común de los sentidos de la mayoría de los españoles”.

Con esta introducción comenzó su diatriba lanzando una serie de preguntas sobre el dudoso sentido común de algunas de sus propuestas, como la de tildar de “dictadura progre” a quienes defienden la igualdad entre hombres y mujeres, limitar los recursos a las casas de acogida de mujeres maltratadas, dejar ahogarse a inmigrantes en el Mediterráneo o permitir que se siga marginando a las personas por su orientación sexual o se las califique de enfermas.

“Ustedes son fuertes con los débiles y son débiles y sumisos con los poderosos”, sentenció un Sánchez taxativo. A continuación reprochó a los líderes de Vox que sean “fuertes e incluso crueles cuando se les escucha hablar de las víctimas de la violencia de género, que no doméstica”, y añadió que también lo son con “los menores desamparados, con las personas marginadas por su identidad sexual o con los inmigrantes que huyen del horror”. Al mismo tiempo, según Sánchez, Vox es sumiso con el poder, ya que “no tienen problema en pedir la privatización de la sanidad, de la educación, de las pensiones, para que los privilegiados lo sean todavía más. Ni en bajarle los impuestos a los que más tienen, ni en mostrar sintonía con líderes autoritarios aunque vayan contra los intereses de este país”.

La dificultad de convencer con verdades

Dirigiéndose a los diputados de Vox, Pedro Sánchez espetó desde la tribuna: “A ustedes les resulta difícil convencer con verdades y por eso recurren con frecuencia a las falsedades para alimentar un clima de alarma social y de odio”. Seguidamente enumeró una serie de bulos de la ultraderecha que fue desmintiendo a través de cifras e informaciones estadísticas rigurosamente contrastadas.

1-. A la mentira de que la política del Gobierno genera un efecto llamada en la inmigración, Sánchez respondió: “La inmigración irregular se ha reducido en un 50% en lo que llevamos de año, actualizados los datos al 15 de diciembre. Y por cierto, vamos a seguir aumentando y ese es nuestro compromiso: la ayuda oficial al desarrollo”.

2-. Contra las afirmaciones de que los inmigrantes cometen más delitos que los españoles −y especialmente más agresiones contra las mujeres y los homosexuales−, así como que el Gobierno esconde datos de la delincuencia de extranjeros, el candidato socialista apuntó que “en 2018 el 76,3% de los condenados por un delito eran españoles; además, los extranjeros condenados solo suponen un 1,43% del total de inmigrantes que viven en nuestro país. En 2018, el 73,9% de los condenados por delitos sexuales eran españoles y el 79,9 de los detenidos o investigados por delitos de odio”.

3-. Cuando Vox habla de que la violencia de género no es un problema específico que haya que tratar al margen de la mal llamada “violencia intrafamiliar o doméstica”, el candidato socialista expuso los siguientes datos: los delitos sexuales fueron 11.692 en 2017, 3.811 en 2018, 1.033 mujeres asesinadas por violencia de género desde el año 2003 hasta hoy. El número de las mujeres víctimas de la violencia de género aumentó en el registro central del Ministerio de Justicia un 7,9% en el 2018 hasta las 31.286 víctimas. En 2018, el 62,2 % de las víctimas de violencia doméstica fueron mujeres. Y las condenas por denuncias falsas en el ámbito de la violencia machista ascienden al 0,01 del total de las denuncias presentadas.

4-. Respecto a la creencia de los ultraconservadores de que el Estado autonómico es un despilfarro, Sánchez puso como ejemplo la educación, que ha aumentado las tasas de éxito escolar, y ha aumentado el número de estudiantes con formación superior a la secundaria en 23 puntos porcentuales.

Finalmente, el candidato a la Presidencia explicó ante el hemiciclo que con la revelación de estas cifras pretendía que “sus falsedades, al menos en esta tribuna, no queden sin respuesta”. Y aprovechó para denunciar públicamente que Vox “libra una batalla contra el tiempo porque las ideas que defienden el machismo, la homofobia, el racismo, la xenofobia, la penalización de aborto, el estado clerical y centralista que defienden, eran las ideas del Partido Popular al principio de la democracia”.

Y concluyó que esa involución que defienden desde el partido ultraconservador es una realidad descabellada e irresponsable porque para “volver atrás a un estado centralista”, para regresar a una sociedad donde el Código Penal lo escriba una confesión religiosa, para retroceder a una situación en la que las mujeres bajen la cabeza y obedezcan, para volver la espalda a Europa y al aislamiento, para erradicar la sensibilidad frente al medio ambiente y el cambio climático, para cargarse las pensiones públicas y el Estado del Bienestar, para venerar a Franco y a la dictadura, para lograr todo esto “ustedes tendrían que pasar por encima de la sociedad española, tendrían que cargarse la democracia. Y, ¿sabe lo que le digo, señor Abascal? Eso no va a ocurrir”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Por dios. Que contundencia. Que oportunidad.Este no es el Sánchez que yo conocía. Creo que si piensa lo que dice y dice lo que piensa y piensa así. Voten, bótenlo. Siempre habrá una sombra de duda sobre los políticos que nos han traído aquí, a la desgracia de 80 años de franquismo.

  2. Di que si Remigio eres mi ídolo, Aristóteles, Platón y Socrates, son unos ignotos, comparados contigo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro − 2 =