blackjack

Blackjack es un juego muy divertido y que ha evolucionado mucho desde que Edward O. Thorp publicara, en 1961, su famoso libro sobre cómo lograr un juego óptimo de blackjack en el casino. Sin embargo, nunca se ha visto todo con respecto a un juego y, como siempre pasa, cuanto más se sepa de él, mejor será su experiencia.

Cómo contar cartas correctamente en el blackjack

Como explicado en casinos.com, cómo contar cartas en el blackjack es una técnica por la que los jugadores saben cuándo la ventaja cambia a su favor. En esta ocasión, los contadores de cartas aumentarán sus apuestas. Por contra, cuando la ventaja cambia a favor del crupier, el contador tendrá dos opciones: hacer una apuesta más pequeña o no apostar nada y no jugar. Los contadores pueden tener una ventaja competitiva sobre el casino apostando de esta manera.

Se ha demostrado matemáticamente que las cartas de valor más alto (es decir, figuras y ases) benefician menos al crupier que al jugador, por el contrario, las cartas de valor bajo (del dos al seis) son más beneficiosas para el crupier. Las cartas restantes son esencialmente neutrales, es decir, que en general no ayudan a ninguna de las partes.

Después de que el distribuidor baraja las cartas, la cantidad de cartas bajas y altas es similar, y dependiendo de cuáles se repartan en las primeras rondas, la proporción variará. Así, cuando se prevea que las cartas que aún no han sido distribuidas son, en mayor medida, altas, los contadores apostarán más porque tienen más posibilidades de obtener un blackjack.

Esto es, que con muy poca información tú puedes saber cuándo apostar mucho o poco. En general, tener cartas con números bajos en la baraja es negativo, ya que es menos probable que se consiga un blackjack, lo contrario ocurre con los números más altos.

En jugarbien.es indican que, si se hace correctamente, el conteo de cartas puede mejorar tus posibilidades de ganar alrededor de un 1%. No parece una variación importante, pero si lo haces muchas veces, mejorará tu experiencia y, por tanto, las posibilidades de ganar. Antes de empezar cualquier partida, asegúrate de que el establecimiento cumple con la normativa del juego, que puedes ver aquí.

Estrategia alta-baja

En la práctica, solo hay un puñado de estrategias que se puedan seguir para el conteo de cartas, pero la más sencilla es un sistema llamado “Alto-Bajo”.

Usando esta estrategia, el contador de cartas solo debe mantener un conteo mental simple de tres grupos. Cada vez que vea una carta con un número alto que se juegue en la mesa (los 10 y todos ases), tendrá que restar un punto de su cuenta. Por cada carta de número bajo (del dos al seis, ambos inclusive), el contador sumará un punto. Las cartas intermedias son neutrales.

Si, por ejemplo, la cuenta está en más tres significa que las próximas cartas tienen más probabilidades de ser altas y, por tanto, es conveniente que el jugador haga una buena apuesta. Por el contrario, si la cuenta va en menos dos, las posibilidades están del lado del crupier y el pronóstico es de cartas bajas, por tanto, el jugador deberá apostar poco o nada.

Dedicándole el tiempo suficiente, este sencillo recuento se agiliza, pero indudablemente la clave del éxito es la práctica. Tienes que pensar que el conteo de cartas es una estrategia a largo plazo y, si quieres mantener ese 1% más de posibilidades que tienes con ella, es necesario que lo hagas en cada mano, mientras cuentas qué cartas se reparten y se voltean rápidamente en la mesa. Esto es más sencillo cuando se juega en un lugar privado, pero se complica en un casino lleno de gente que va y viene, por lo tanto requiere mucha concentración.

Las leyes europeas en torno al juego

Como ocurre con sustancias, como el tabaco o el alcohol, el juego puede convertirse en algo adictivo y enfermizo que lleve a muchas personas a la ruina. Por ello, Europa ha querido tomar cartas en el asunto con una legislación más o menos dura, según el país. Sobre todo, los poderes públicos buscan alejar a los jóvenes de ciertos vicios a los que se verían arrastrados a través de la publicidad.

Tradicionalmente, los negocios de apuestas han utilizado una publicidad muy agresiva, a base de contratar a ídolos juveniles, personajes famosos o patrocinios de juegos más sanos, como el fútbol. Aunque el Gobierno Español aún no ha establecido una normativa concreta (pero están trabajando en ello), algunos países como Italia directamente han prohibido cualquier anuncio de apuestas y juegos de azar.

En Bélgica también se quiere legislar sobre esto, todavía no hay medidas concretas pero no parece que vayan a ser tan estrictos como sus vecinos italianos. Así, el gobierno belga apuesta más por prohibir publicidad de apuestas deportivas y casino online en los horarios de mayor audiencia. Además, estas compañías tampoco podrán patrocinar a deportistas, celebridades, ni eventos de esta índole.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + 11 =