viernes, 27enero, 2023
9.9 C
Seville

Las mascarillas provocarán un grave desastre ambiental

Un estudio de la Universidad de Portsmouth indica que la mayoría de las mascarillas se fabrican con materiales plásticos de larga duración y, si se desechan, pueden persistir en el medio ambiente durante décadas o cientos de años

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Un estudio desarrollado por la Universidad de Portsmouth deja al descubierto el vínculo directo entre la legislación nacional y los desechos de mascarillas y otros equipos de protección personal relacionados con la COVID-19.

Los investigadores que han participado en el trabajo instan a los gobiernos a que implementen políticas y leyes para la eliminación de mascarillas del entorno.  

El informe, publicado en la revista Nature Sustainability , se basó en los hallazgos de dos bases de datos de código abierto: el extenso «COVID-19 Government Response Tracker» y una aplicación de recolección de basura llamada «Litterati».

Para ello, se recolectaron más de dos millones de basura en 11 países, que entre ellos tenían una variedad de respuestas de política COVID-19. Usando estas bases de datos, los investigadores pudieron mapear las respuestas de las políticas de los países (severidad del confinamiento y políticas de uso de mascarilla) y obtener una línea base de las proporciones de basura desde septiembre de 2019 hasta los primeros 6 meses de la pandemia.

El investigador principal, el Dr. Keiron Roberts , profesor de Sostenibilidad y Medio Ambiente en la Universidad de Portsmouth, ha explicado que «en general, el estudio muestra el impacto que puede tener la legislación sobre el uso de elementos como mascarillas y su conversión en basura. Descubrimos que las mascarillas tuvieron un aumento exponencial desde marzo de 2020, lo que resultó en un aumento de más de 80 veces para octubre de 2020. Existe una clara necesidad de garantizar que la exigencia del uso de estos artículos se acompañe de campañas educativas para limitar su liberación en el entorno.»

Al explicar los antecedentes de la investigación, el Dr. Roberts dijo que «los impactos negativos del COVID-19 en nuestra vida diaria son bien conocidos. En abril de 2020, comenzaba a parecer que había algunos pequeños aspectos positivos en la disminución de la actividad humana causada por el confinamiento, con mejoras en la calidad del aire y la calidad del agua. La reducción de la actividad humana provocó que viéramos animales que regresaban a pueblos y ciudades. Al mismo tiempo, comenzaron a surgir informes sobre la aparición de mascarillas y guantes en playas y calles, donde no habían estado antes. A medida que se extendía el COVID-19, también lo hacían las noticias sobre este nuevo tipo de basura. Los confinamientos nacionales hicieron que fuera increíblemente difícil salir y visitar estos lugares para reunir pruebas de lo que eran relatos anecdóticos».

«A pesar de que a millones de personas se les dijo que usaran mascarillas, se brindó poca orientación sobre cómo desecharlas o reciclarlas de manera segura. Sin mejores prácticas de eliminación, se avecina un desastre ambiental. La mayoría de las máscaras se fabrican con materiales plásticos de larga duración y, si se desechan, pueden persistir en el medio ambiente durante décadas o cientos de años . Esto significa que pueden tener una serie de impactos sobre el medio ambiente y las personas», comenta el Profesor Steve Fletcher, director de Revolution Plastics en la Universidad de Portsmouth.

Casi toda la basura se puede evitar, pero a menudo el impacto solo parece ser visual. Hay múltiples impactos directos que tiene la basura en el mundo que nos rodea. Esta actúa como un vector viral potencial para transmitir COVID-19. Si llegan a las alcantarillas, pueden causar posibles bloqueos donde se enredan con otros elementos.

A mediano plazo, para los animales grandes, pueden ser un peligro y provocar que queden enredados o lleguen a asfixiarse, sin olvidar que si se comen pueden causar complicaciones. 

A largo plazo, una vez en el medio ambiente, los artículos desechados pueden seguir teniendo los impactos citados, además de convertirse en una ruta de transmisión de otros contaminantes. Si están fabricados con plástico, eventualmente se convertirán en microplásticos y tendrán el potencial de ingresar a la cadena alimentaria.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído