Nadie cuestiona que las más profundas traiciones las realizan aquellos a los que más estimados o aquellos a quienes más confiamos. Podríamos decir que el ser humano se encomiendo en cuerpo y alma a los seres que más aprecie y, por ende, en un acto de generosidad ofrece al otro individuo su más preciado patrimonio: su íntima heredad.

Por general, desde un punto de vista práctico, los seres humanos, en ese ademán de establecer una especie de registro de personas a las que sí puede desvelar su más íntimas pulsiones y a quienes es mejor dejarlo para otro momento, establece una serie de roles a los semejantes que no siempre suelen estar a la altura de la exigencias o necesidades.

Como protección ante posibles decepciones o revelaciones no correspondidas, desvelo, mi quiero y estimado lector, un pequeño manual que, a costa de errores y aciertos, en pro de la experiencia y como culmen del estudio empírico, establece una serie de etiquetas que nos pueden servir para no cometer ciertos errores a la hora de relacionarnos con los demás.

La primera relación que se establece entre diferentes individuos es la de denominar al sujete en particular, fulano, mengano o futano: dícese de ese señor o señora que no conocemos y no tenemos apenas intereses conocido por saber quién es. El segundo escalón que se establece entre las personas es el denominado “conocido”: individuo del que carecemos información útil, pero que sin embargo nos cruzamos habitualmente por la calle y nos dirigimos a él con un “buenos días”, sin más ánimo que continuar nuestras cosas absortos en nuestros quehaceres. La siguiente evolución de las relaciones sociales se establece con el “compañero” o “colega”, que compartimos un mismo lugar de ocio o de trabajo, según se mire, y sólo nos mueve un interés profesional o individual. “Las amistades” son una evolución dentro de las relaciones sociales que establece un nexo emocional de cierta importancia. Las personas se conocen, comparten intereses y lugares comunes con frecuencia. Las denominadas “las buenas amistades” tienen las mismas características que las anteriores pero en este caso también comparten ciertos detalles de esa íntima heredad que fundamenta al ser, confesiones y algún secreto que otro innombrable. Y por ultimo, están los llamados “amigos”. Una serie de señores y señoras en vías de extinción a los que nunca exiges nada, porque simplemente de ellos sale todo. No los necesitas, se prestan. No preguntas por ello, porque sencillamente están.

El gran problema del ser humano, a veces y solo a veces, radica precisamente en eso. En una cuestión de perspectiva. Asignar a cada uno el rol que desempeña en nuestras vidas para no amanecer una mañana de agosto, al alba, apuñalado por el amigo/a del alma.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa España vaciada. Un mal presagio
Artículo siguienteLa Generalitat de Cataluña convoca a Nissan y a los sindicatos para un acto de mediación el próximo miércoles
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre