La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) ha informado en un comunicado que durante el confinamiento, las personas trans realizaron más del triple de llamadas a la Línea Arcoíris que durante el mismo periodo en 2019, lo que supone un aumento del 266%. Según revela el informe sobre este servicio de atención telefónico que FELGTB puso a disposición de la población LGTBI durante el Estado de Alarma, entre el 16 de marzo de 2020 y el 29 de mayo de 2020, se atendieron 119 consultas de personas trans, mientras que, en 2019, la cifra fue de 34.

El comunicado expone que, en el mismo periodo de tiempo, “también se incrementaron de manera notable las consultas del conjunto de la población LGTBI, con un aumento del 136%”. Especialmente las llamadas sobre el acceso a recursos de ayuda y/o prestaciones, que pasaron de 103 a 284, las demandas de atención psicológica, que se multiplicaron por cinco -de 18 a 9- y la necesidad de asesoramiento jurídico, que se duplicó de 20 a 46. Asimismo, la federación notifica el ascenso del número de solicitudes de ayuda relacionadas con conflictos familiares (4 a 19), con insultos, violencias o acoso (8 a 30), con la salida del armario (9 a 33) y con las manifestaciones de odio contra las personas LGTBI (1 a 9), entre otros aspectos.

La presidenta de FELGTB, Uge Sangil, ha explicado que “con el análisis de las atenciones realizadas a través de nuestro servicio de atención telefónica entre marzo y finales de mayo pretendemos reflejar, aunque sea de forma orientativa, el efecto que la situación de confinamiento ha generado sobre la población LGTBI”. En este sentido, Sangil ha aclarado que “estos datos sirven para evidenciar que el confinamiento ha tenido un gran impacto negativo en la población LGTBI ya que ha generado nuevas discriminaciones y situaciones de vulnerabilidad social, económica y emocional mayores que las que el colectivo ya sufría antes de la pandemia”. 

Además, ha defendido que “las discriminaciones que sufrimos día tras día nos hacen más vulnerables ante cualquier crisis”. “Necesitamos con urgencia una legislación que nos sirva de escudo para luchar contra la violencia estructural que sufrimos a diario y que se ampara en la propia legislación española porque, a día de hoy, sigue considerando a las personas más vulnerables de nuestro colectivo, las personas trans, personas enfermas”, ha reivindicado en el comunicado.

“Solo un marco normativo que garantice nuestros derechos humanos y supere legislaciones obsoletas nos dará herramientas para combatir la discriminación laboral, sanitaria y social que sufrimos y el acoso y la violencia que encontramos tanto en la escuela y el trabajo, como en ocasiones, dentro de nuestra propia familia. Las personas LGTBI estábamos desprotegidas antes de la crisis de la Covid-19 y seguimos desprotegidas en la actualidad, pero ahora, además, somos aún más vulnerables”, ha ultimado la presidenta. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre