En pocos días estarán a la venta en las farmacias españolas dos tipos de test para detectar el COVID-19. Son pruebas serológicas que necesitarán una pequeña gota de sangre para detectar la presencia de anticuerpos IgM e IgG.

Hace pocas semanas fue Francia quien comenzó a facilitar el acceso a los test en sus farmacias, mientras en España se negaba esta posibilidad.

Ahora, con la misma legislación vigente, veremos estos tests en las farmacias.

Comenzarán a venderse en las farmacias catalanas y se espera que en pocos días puedan conseguirse en farmacias de todos los territorios españoles.

¿Son fiables estas pruebas?

El problema que presentan estas pruebas es la confusión que generan si no se conoce para qué sirven. Porque estos test no dirán si en el momento de la prueba se está contagiado. Lo que revelan estas pruebas es si se ha generado inmunidad al virus, si hay presencia de anticuerpos.

Los anticuerpos aparecen cuando se ha tenido el virus o se ha estado en estrecho contacto con él. Sin embargo, según apuntan los expertos, durante los primeros días de la infección, a veces ocurre que no aparecen anticuerpos en la persona infectada. Esto supondría, que en este caso el test de antígenos daría negativo pero la persona estaría infectada, por lo que generaría una falsa sensación de seguridad cuando en realidad esa persona debería aislarse. Así lo advierte Joaquín López-Contreras, jefe clínico de la unidad de enfermedades infecciosas del hospital Sant Pau de Barcelona.

También se advierte que en muchos casos se dan falsos positivos, ya que los anticuerpos IgM pueden estar presentes como respuesta a otros virus distintos al COVID-19, lo que ocasionaría dar positivo a la prueba cuando pudiera no tenerse inmunidad para este virus en concreto.

Las farmacias solicitaron poder vender otro tipo de test, el test rápido de antígenos, que sí mostraría la presencia del virus y serviría para identificar a personas infectadas.

Desde el ministerio de Sanidad se muestran reacios

Ayer por la tarde Fernando Simón advirtió de los inconvenientes que puede traer consigo la realización de estas pruebas en farmacias. «Estos test requieren de una muestra que, para garantizar su calidad, no las puede hacer cualquiera», señaló. Y añadió que la realización de la prueba implica «problemas»: por ejemplo, las personas con síntomas no deberían acudir a las farmacias a hacerse las pruebas, sino que deberían acudir a los centros hospitalarios.

Se hizo también referencia a la necesidad de que en las farmacias se prepare un «circuito covid», para proteger al propio personal farmacéutico.

Desde Cataluña y Madrid se espera la autorización pertinente de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios para poder comenzar a vender estos test en las farmacias.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre