Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) han requisado a lo largo de 2019 un total de 4.977.100 productos falsificados que en el mercado habrían alcanzado un valor de 143.437.177 euros. Las 1.535 investigaciones policiales emprendidas el pasado año han permitido detener o investigar a 1.552 personas por delitos contra los derechos de propiedad industrial, según informa Interior.

El Ministerio del Interior ha hecho públicos hoy los datos del balance anual de la actividad policial en la lucha contra la venta de falsificaciones, estudio estadístico que está disponible completo en el Portal Estadístico de Criminalidad (www.estadisticasdecriminalidad.es).

Este balance recoge la actuación de Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Foral de Navarra, Mossos d’Esquadra y aquellos cuerpos de policía local que facilitan datos al Sistema Estadístico de Criminalidad (SEC).

La Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), organismo autónomo adscrito al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, se ha hecho eco de los datos porque contribuyen a la necesaria sensibilización del consumidor español sobre las consecuencias negativas que provoca el consumo de productos falsificados.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLos taxistas en pie de guerra contra el Ayuntamiento de Madrid
Artículo siguienteEl PSOE celebra con un vídeo los 15 años del matrimonio homosexual
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre