La injerencia que pretende el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, sobre España, un intento de invasión en toda regla, dejaría los servicios públicos del Estado a tiro de venta o regalo a las grandes multinacionales, puesto que lo que pretende imponer Países Bajos a cambio de las ayudas para combatir la crisis económica derivada de la pandemia del Covid19 no es más que un intento de que los países del sur no inviertan en su pueblo y entregar el Estado del Bienestar a las grandes multinacionales.

Rutte pretende que nuestro país haga una serie de reformas para doblegar su oposición, reformas que están basadas en los recortes al Estado del Bienestar y a los derechos de la clase trabajadora. Realmente, las pretensiones de Rutte no es más que un intento de invasión, una injerencia absoluta para que el gobierno de España haga lo que él diga. Es decir, convertir a nuestro país en una especie de colonia 2.0 de un país que, por cierto, se aprovecha de nuestro Estado del Bienestar.

El primer ministro holandés pretende poder vetar las reformas que aplique España con los fondos europeos, es decir, que si se quiere legislar a favor de los derechos de los trabajadores derogando las leyes pro-patronal de Mariano Rajoy, los Países Bajos tengan el derecho de vetar dichas leyes españolas. «Si el Sur necesita ayudas de nuestro país para afrontar la crisis (lo entiendo porque tienen un margen financiero limitado para responder ellos mismos), es razonable que nosotros pidamos un compromiso claro con las reformas. Y si los préstamos van a convertirse en parte en subsidios, las reformas son todavía más cruciales y necesitamos una garantía absoluta de que se lleven a cabo», ha dicho Rutte.

Sin embargo, este escenario es muy peligroso puesto que pone a tiro de compra o de concesión la «joya de la corona» de España: su sanidad. Sea el sistema que sea, nuestro país se vería obligado a convertir la salud en un verdadero negocio y, en consecuencia, poner los intereses o las cuentas de explotación por delante del cuidado de la vida de los ciudadanos y ciudadanas.

Casualmente, este es el estado en que se encuentra la sanidad neerlandesa, un país donde el cuidado de la salud es un verdadero negocio para las aseguradoras. Al igual que ocurre con otros países fanáticos del neoliberalismo y de las privatizaciones, la sanidad neerlandés prima la reducción de costes a salvaguardar la salud de su ciudadanía. Los médicos, por ejemplo, priman ahorrar dinero a los seguros privados negando en la gran mayoría de las ocasiones la derivación a un especialista o la realización de pruebas diagnósticas. Esto está provocando que muchos ciudadanos y ciudadanas neerlandesas eviten ir al médico porque, en muchos casos, se les cobra por pruebas o medicinas que en España, por ejemplo, están cubiertas por el Estado.

El mercado de la salud en los Países Bajos está copado por 4 grandes aseguradoras que, además, realizan pólizas de un año de vigencia. Esto significa que si una persona le ha generado mucho coste durante la vigencia del seguro, la empresa tiene la capacidad de decidir si aceptan o no a un paciente. Además, estos seguros no cubren determinadas especialidades como, por ejemplo, la ginecología porque no está considerada como un servicio de atención médica.

Además, son muchos los ciudadanos neerlandeses que ven que es más barato acudir al turismo sanitario que ser atendido en su propio país. Las cifras en España son impresionantes, puesto cada año visitan hospitales españoles más de 20.000 holandeses para realizarse intervenciones que en su país tendrían que esperar a que la aseguradora las aceptara. Si Pedro Sánchez cortara este grifo, Rutte tendría graves problemas sociales en su país. Ahí lo dejo…

Si Europa aceptara las exigencias del primer ministro neerlandés, España se vería obligada a recortar tanto en sanidad que las aseguradoras privadas se lanzarían como buitres para hacerse con un negocio por el que llevan décadas pujando. Eso no se puede permitir porque los ejemplos de las comunidades autónomas que lo han aplicado (Madrid, Valencia y Andalucía) están ahí y la colaboración público-privada no es más que el eufemismo que esconde la privatización absoluta de un derecho reconocido en la Constitución y de una obligación de un Estado que se considere digno de ser llamado democrático.

Apúntate a nuestra newsletter

7 Comentarios

  1. Si la unión europea es para convertirnos en sirvientes de las transnacionales y que nuestra vida y salud quede a la libre decisión del gran capital (aseguradoras privadas), salgamos de la unión europea; pues es simplemente una organización al servicio del capitalismo más sanguinario y cruel.

  2. Yo no estoy en absoluto de acuerdo con la política de Rutte, pero entiendo sus condiciones. Si en Holanda tuvieron que apretarse el cinturón para poder cuadrar sus cuentas, lo lógico es que exijan lo mismo a países como España si encima van a pedir dinero para un rescate después de llevar años prometiendo cambios hacia una propuestas más europea en algunos de sus modelos económicos (reforma laboral que propicie la bajada de desempleo, por ejemplo), cambios que nunca han llegado y que deberían llegar de una vez.

    Hasta ahí bien, lo que me parece absurdo es el nivel de control que este señor pretende obtener sobre la concesión de las ayudas y su ejecución, y es ahí donde se destapa él solo y a sus métodos políticos; Si tan efectiva es su política y tan bien lleva la economía de su país, ¿por que sus habitantes vienen aquí a hacerse tratamientos médicos y cirugías? Y ese es solo un ejemplo.

    Considerado un paraíso fiscal, sus bajos impuestos a ricos, sanidad privatizada y esa visible falta de empatía, no se deben al «noble» estilo de vida del norte de Europa, sino al pensamiento propio de políticos que sudan del bienestar de su pueblo.

  3. No creo que nadie haya dicho eso. No quieren regalar el dinero. Como cualquiera. Exigir responsabilidad en el gasto no puede ser tan malvado. España tendrá que decidir si se lo gasta en SS que no es de las partidas grandes o se lo gasta en agendas globalistas o ecologistas o digitales o feministas, etc, etc. Sanchez puede presumir de tener la conectividad mas rápida a internet de Europa que está fantástico pero yo prefiero tener una sanidad con medios y personal sanitario valorado no medio explotado como ahora.

  4. Ya lo dijo cuando en mala hora entramos, D, Julio Anguita E,P,D, «la Europa de los Mercaderes , AL partido Podrido ,Ya le iba bien, los mercaderes son aves de rapiña que solo piensan en sus ganancias, No en un pais solidario,, ¿preguntaron al pueblo si queriamos entrar ? Yo tenia otros problemas más urgentes y ni me enteré, Supe que a los políticos LADRONES QUE MANDAN EN ESPAÑA ,LES HABIAN CONCEDIDO CRÉDITOS MILLLONARIOS, ¿PARA QUE ? PUES PARA QUE EL SR, fABRA SE HICIERA UN AEROPUERTO PARA EL SOLITO, Y OTROS SE LLEVARAN DIRECTAMENTE EL DINERO A SUIZA,, El dinero ,No se dió ,Se prestó con intereses,, Pensaron alguna vez esos europeos generosos en investigar y saber que en les iba a devolver lo prestado,?, !Nada de eso! Pues lo estamos pagando los de siempre, Los asalariados, Eso y lo que la Banca se les prstó ,Aquí no se responsabiliza de nada, Ni Dios Para esos estamos los pobre, Trabajar y morir de hambre, La Monarquia ni se entera y en la Iglesia ,Ni Dios, , Yo hasta por orgullo Nunca hubiese querido entrar en un Club tan selecto que se nos menospreció hasta que ellos pensaron que les coveiámos De Pirineos para abajo Pobres y africanos, , Si pudiésemos votar Los botaba, !Que listos han sido los ingleses, ,,

  5. La sanidad en Holanda es vergonzosa. Llevo 8 años viviendo en este país y mi marido holandés sufrió un triste accidente que por ahora lo tiene impedido incluso para ir a trabajar. En estos años desde que ocurrió, jamás a recibido la atención primaria necesaria, ni lo han derivado a los especialistas que ha necesitado. El acercamiento a la medicina, además que es el mantra que te repiten en consulta día si y día también es: «el cuerpo se regenera por sí solo» es decir, te manda a casa, a que el cuerpo «se cure» el solo, ya tengas pus en la garganta, o dolores…no importa. Te mandan a casa con un paracetamol y que el cuerpo «haga su magia». Y si pasado ese tiempo no te curas pues ya actuaremos, pero esa semana de puro malestar y dolores no te lo quita nadie. Esa es la realidad. Los poquitos avances y descubrimientos que hemos hecho sobre el problema y situación de mi marido lo hemos hecho en España, con médicos españoles. Además, no importa el dinero que tengas de tu bolsillo para ir a un médido privado, no puedes: la medicina privada no existe en los Países Bajos.
    Mi situación en este país se está volviendo tan insostenible que me estoy planteando volverme a España: ironías de la vida, me vine a Holanda a tener un futuro laboral y económico mejor y me regreso porque lo básico para tener una vida plena, que es la salud, aquí nos la deniegan. Me siento desprotegida. Temo que me pueda pasar algo a mi o a mi hija y por ahorrarse el dinero no me deriven al especialista adecuado. Lo he visto con mi marido y estoy francamente asustada. Al menos en España jamás me han dejado marcharme de una consulta médica sin darme un diagnóstico, o un calmante para los dolores cuando los he tenido. Cosa que no puedo decir de Holanda. Lo más irónico es que mi marido y yo pagamos casi 300 euros al mes en seguros médico, y tenemos que rogar casi de rodillas que nos deriven a un especialista para una simple radiografía…es humillante, vergonzoso y francamente decepcionante.

    No teneis ni idea del privilegio tan grande que es gozar de la salud pública (o privada) en España. Y no hace falta que yo lo diga, sólo mirad la cantidad de holandeses que van a España a tratarse,..y no es de extrañar.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre