El glaciar Okjökull en 1986 y en 2014 cuando desapareció. Foto NASA.

Una vez más, las previsiones referentes a las consecuencias del cambio climáticos son superadas por las últimas cifras. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas ha hecho público un nuevo informe sobre el impacto de la contaminación en los océanos y la criosfera, y las conclusiones apuntan a que el nivel del mar podría alcanzar los 84 centímetros para 2100, superando el metro si las emisiones de gases de efecto invernadero mantienen el actual ritmo de crecimiento.

Cinco años atrás, el propio IPCC advertía sobre ese incremento en su Quinto Informe de Evaluación, aunque su estimación quedaba entonces 10 centímetros por debajo de las conclusiones actuales. ¿De dónde proviene esa variación? Apuntan los expertos que hay que buscar la explicación en la aceleración registrada en el derretimiento de la capa de hielo antártica.

No obstante, pese al fatalismo de sus cifras, el informe del IPCC coincide con otros estudios previos en que una rápida reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero podría reducir el incremento de manera significativa, llegando a ser posible que el nivel se quede en la mitad de lo temido. Por el contrario, si la emisión permanece como hasta ahora, el informe advierte de que a partir del año 2100 el nivel de los océanos empezaría a crecer 10 veces más rápido que el ritmo registrado durante el pasado siglo.

“Una rápida reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero podría reducir el incremento de manera significativa”

En el caso de España, su situación geográfica la convierte en un país particularmente vulnerable ante los efectos del cambio climático, y en opinión de los expertos es previsible que los distintos climas de la Península agudicen su transformación. Más olas de calor, más lluvias torrenciales, menos árboles más olas de especies ‘invasivas’… La temperatura media se ha incrementado de un grado a grado y medio en la Península Ibérica, mientras que las precipitaciones se han reducido en un seis por ciento. Como consecuencia, el sur del país se está desertificando y el norte se está ‘mediterraneizando’.

Por su parte, la revista Science hublicado un análisis, coincidiendo con el citado estudio, en el que señala que los propios océanos esconden algunas claves destacables para luchar contra el cambio climático. Según la publicación especializada, las algas, la energía del mar o los suelos oceánicos pueden convertirse en importantes recursos para reducir las emisiones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + nueve =